En plena crisis, lo mejor es construir

Niños jugando con legos
Image caption A la hora de escoger, los juguetes conocidos parten con ventaja dice la empresa.

Desafiando el declive en el mercado de juguetes, la compañía Lego, fabricante de los coloridos bloques de construcción, registró un 20% de aumento en sus ventas globales el primer semestre de 2009, un resultado muy positivo para la compañía danesa y sus accionistas, que disfrutan de una apreciación récord del 4,1% en sus títulos tras superar una profunda crisis hace cinco años.

La empresa atribuye los resultados a que en el clima económico actual muchos padres optaron por relegar otros gastos antes que los juguetes de los niños, y a la hora de escoger se inclinaron por los "juguetes que conocen, de buena calidad", incluso ante la creciente popularidad de los videojuegos, dijo a BBC Mundo su directora de Comunicaciones, Charlotte Simonsen.

Pero también puede ser que haya contribuido el hecho de que muchos adultos volvieron a sentarse frente a un balde lleno de ladrillos, dice el analista en temas económicos de la BBC Nuala McCann.

En plena crisis mundial, y con todos los apremios económicos que trae consigo, McCann encontró en Belfast un grupo de adultos que se reúne a "liberar tensiones" construyendo mundos en miniatura.

Con los ojos en la Navidad

Con los niños -y niños grandes- de todo el mundo dedicando unas 5.000 millones de horas anuales a armar y desarmar bloquecitos, según cálculos de la empresa, Lego se ha consolidado como el quinto fabricante mundial de juguetes.

La historia que empezó en 1932 en el taller de un carpintero en Billund, Dinamarca, ha tenido sus altibajos, pero el éxito de la primera mitad de este año genera confianza para el futuro inmediato, especialmente para la temporada navideña.

Ilincic es optimista, pero reconoce que el balance anual depende en gran medida de las ventas en los próximos meses.

El aumento más importante de las ventas se registró en América del Norte y Europa Central, dos regiones especialmente golpeadas por la recesión.

América Latina en cambio representa un mercado muy pequeño para Lego, explicó Simonsen, aunque en México se ubica una de sus plantas de fabricación.

Empresa familiar al mundo

Las ganancias netas de Lego sumaron unos US$177 millones en el primer semestre.

Esto fue gracias al buen desempeño de las líneas de productos más exitosas, como "Ciudad Lego" o "Lego: Guerra de las Galaxias", explicó la empresa, en cuyo consejo directivo participa hoy en día un bisnieto de Ole Kirk Christiansen.

Éste fue el carpintero visionario que apostó por el plástico en una época en que predominaban los bloques de madera.

Ole Kirk Christiansen fue quien además juntó dos palabras danesas -leg y godt- que significan "jugar bien" para bautizar a su compañía, al parecer sin percatarse que en latín el término "lego" puede interpretarse como "yo combino y aprendo".

En parte gracias a los resultados positivos del período, Lego anunció que invertirá en distintas plantas para aumentar la capacidad de producción, lo que incluirá nuevos moldes de inyección para México, Hungría y Dinamarca.

Contenido relacionado