Chicago "cierra" para ahorrar

La ciudad de Chicago para
Image caption Se está volviendo común que los estados suspendan servicios públicos para hacer frente al déficit.

La ciudad de Chicago, en Estados Unidos, suspendió los servicios públicos durante un día, debido a que las autoridades se han encontrado sorpresivamente con unos US$300 millones menos de los que necesitan para hacer frente a los rubros previstos en el presupuesto.

Servicios no esenciales como la recolección de basura, bibliotecas y algunos centros de salud debieron "bajar la cortina" este martes para participar en el ahorro forzado, que se implementará al menos durante otros dos días más.

Las autoridades locales esperan que la medida, que supone que los funcionarios públicos se tomen una licencia no paga, ahorre a las arcas públicas unos US$8,3 millones.

Otras ciudades estadounidenses han adoptado medidas similares, por lo que la imagen de las oficinas cerradas se repite en condados y estados del todo el territorio.

Práctica común

El estado de California, que ha reconocido un déficit de US$24.300 millones, se declaró en emergencia fiscal en julio, y desde entonces las oficinas públicas han debido cerrar tres días al mes.

Michigan anunció que no pagará a sus empleados seis de las jornadas laborales trabajadas hasta finales de septiembre, con el objetivo de ahorrar unos US$22 millones.

"Se ha convertido en una práctica común para hacer frente a la escasez de este año", dijo Ron Snell, director de servicios estatales en la Conferencia Nacional de Legislaturas locales, a la agencia de noticias Reuters.

De acuerdo al especialista en Economía de la BBC Andrew Walker, las últimas cifras macroeconómicas publicadas en EE.UU. revelan que -si bien existen motivos para tener esperanza en una próxima recuperación de la crisis- todavía la economía se encuentra débil.

Esto se refleja claramente en las finanzas locales de al menos una docena de estados, que optaron por reducir costos recortando servicios.

Sacrificios del bolsillo

Image caption El alcalde de Chicago aseguró que la suspensión de servicios este martes sirve para garantizarlos a largo plazo.

Lo que Chicago ahorrará durante estos días de servicios reducidos es muy poco comparado con el déficit total del estado de Illinois, pero en un comunicado la semana pasada, el alcalde de la ciudad, Richard M. Daley, agradeció de todas formas a los funcionarios por su "sacrificio".

"Cada dólar que ahorremos con estas medidas estará ayudando a salvar fuentes de trabajo, y en el largo plazo a garantizar los servicios a los habitantes de Chicago", afirmó.

"Este plan involucra a casi todos los funcionarios públicos, que deberán aceptar recortes y ser parte de la solución a nuestro problema presupuestario", agregó el funicionario.

La ciudad cerrará otros dos días más: el 27 de noviembre, día después de la fiesta de Acción de Gracias, y el 24 de diciembre, vísperas de Navidad.

Los trabajadores del sector público además deberán tomarse una serie de días libres sin sueldo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.