Brasil: petróleo contra la pobreza

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, propuso este lunes una reforma legal que le permitirá al Estado tener un mayor control sobre los enormes hallazgos de crudo frente a sus costas marítimas.

Lula dijo que la medida marca un "nuevo Día de la Independencia" para la mayor economía de América Latina.

De aprobarse esta propuesta enviada al Congreso, se crearía una nueva empresa estatal para administrar los nuevos contratos de explotación de las reservas descubiertas en 2007 bajo un profundo manto de sal en el Océano Atlántico, dando al país el potencial de convertirse en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo y sus derivados.

Según el plan, la parte de los ingresos petroleros que correspondan al Estado irían a un fondo de desarrollo que buscará proteger al país de los ciclos de altas y bajas experimentados por otras naciones petroleras.

De este fondo saldría regularmente dinero para la reducción de la pobreza, para las áreas de ciencia y tecnología, y para mejorar los sistemas de salud y educación.

"Lo que queremos es (...) hacer que Brasil se convierta en más rico, más desarrollado desde el punto de vista científico y tecnológico, desde el punto de vista educativo, desde el punto de vista de las políticas sociales del gobierno", declaró el mandatario.

"Grupo selecto"

El hallazgo del campo Tupi en la región subsal fue uno de los mayores del mundo en décadas y abrió una nueva frontera en la exploración de petróleo.

Los hidrocarburos yacen bajo profundas capas de arena y sal que cubren el lecho del Atlántico, haciendo costosa y difícil su extracción.

La zona llamada subsal comprende una franja de unos 800 kilómetros de largo por 200 de ancho, que va desde el estado de Espíritu Santo hasta Santa Catarina.

Según los cálculos oficiales, puede atesorar reservas de hasta unos 80.000 millones de barriles de crudo asentados bajo una gruesa capa de sal en el fondo del mar, a profundidades de hasta 7.000 metros (para los geólogos, las reservas rondan los 50.000 millones de barriles).

De confirmarse las previsiones, Brasil pasaría a formar parte del selecto grupo de países con reservas cercanas a los 100.000 millones de barriles que integran Venezuela, Arabia Saudita, Canadá, Irán, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Rusia.

El nuevo marco afectaría al 71% del petróleo del subsal, ya que el resto ha sido licitado en años anteriores.

El corresponsal de la BBC en Sao Paulo Gary Duffy indica que "el presidente ve los potenciales ingresos de las nuevas reservas como una gran oportunidad para este país -que aún está en vías de desarrollo- de doblegar la pobreza e invertir en educación".

Con la creación de un fondo social, "Lula espera que sea usado para reducir algunas de las severas desigualdades de la sociedad brasileña", agrega el corresponsal.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.