El "efecto chino" llega a Polonia

Construcción de una autopista en Polonia
Image caption Algunos polacos temen que con la llegada de los chinos bajen los salarios.

En una polvorienta zona de edificios en las afueras de Varsovia, la capital de Polonia, la globalización ha tomado un nuevo giro que promete despertar temores en la industria de la construcción europea.

Dos décadas después de la caída del régimen comunista, el gobierno polaco -que mantiene un compromiso con el libre mercado casi fundamentalista- ha adjudicado contratos para la construcción de dos grandes secciones de una autopista a una empresa estatal china que ganó la licitación con un precio imbatible.

Es la primera vez que una empresa china gana una licitación de este tipo en Polonia y se cree que también en la Unión Europea (UE).

Pero los chinos no sólo bajaron el precio inicial sino que lo hicieron pedazos: propusieron construir la autopista por un 60% menos que el precio de base.

Esto permitirá a los contribuyentes ahorrar millones, a la vez que despierta sospechas sobre cómo se logrará ese objetivo sin sufrimiento de por medio.

Los trabajos para extender la autopista Lodz-Varsovia hasta la capital polaca ya están en marcha.

Mientras detenía el tránsito para permitir las maniobras de camiones de construcción, Artur –protegido con casco y chaleco luminoso- dice estar "muy sorprendido".

"Es probable que los chinos trabajen barato", afirma.

Miedo social

El Grupo de Ingeniería de Ultramar de China (Covec, por sus siglas en inglés) dijo a las autoridades polacas que se contratará a trabajadores europeos, pero persiste el miedo de que, en cambio, importen mano de obra china barata.

"Por supuesto que pueden traer trabajadores chinos para que les ayuden en la construcción", dice Andrzej Maciejewski, de la Agencia Vial Polaca, quien otorgó el contrato. Pero "primero que nada contratarán a nuestros trabajadores", asegura.

También afirma que la Covec deberá obedecer las leyes laborales de Polonia y de la UE y cumplir con las horas de trabajo y salario mínimo reglamentarios.

A pesar de ello, en Polonia hay un miedo real de que la empresa china pague salarios mucho más bajos de los que se pagan normalmente en el país europeo.

Andrew Kureth, editor del Warsaw Business Journal, ha estado observando a las empresas chinas que actúan en Polonia.

"Las empresas chinas traen sus trabajadores desde el extranjero", afirma y cita como ejemplo a una compañía que construye un edificio al lado de su casa y que sólo emplea a trabajadores asiáticos.

"Si esto continúa sucediendo, creo que aquí puede haber protestas sociales".

Mientras que muchas constructoras polacas operan en el Reino Unido y son acusadas por algunos de pagar a sus trabajadores por debajo de los salarios mínimos, es irónico que ahora en Polonia los puestos sean ocupados por trabajadores chinos.

Un vocero del Banco Europeo de Inversiones, que presta gran parte de ese dinero, dijo que para que la licitación fuera legal se tendría que haber seguido procedimientos de obtención adecuados.

El "efecto chino"

También hay indicios de que las autoridades polacas están utilizando postores chinos para bajar los costos.

Cuando Varsovia sintió que las ofertas para su nueva línea de metro eran demasiado elevadas, entraron los chinos a pujar.

Aunque los chinos no obtuvieron el contrato en esa ocasión, obligaron a sus competidores a bajar los precios de manera espectacular.

El fenómeno se ha denominado "efecto chino", explica Michael Dembinski, de la Cámara de Comercio Británico-Polaca. "Debemos ver la escala de esto", afirma.

"Si los chinos traen decenas de miles de obreros, habrá malestar. Si se trata de un par de cientos de ingenieros calificados, no pasará a mayores".

La alcaldesa de Varsovia, Hanna Gronkiewicz-Waltz, ex presidenta del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, afirma que probablemente la empresa reclute tanto a trabajadores chinos como locales.

"Tener trabajadores de menor costo es un buen desafío para Europa", afirma.

La alcaldesa no muestra reparos ante el hecho de que un gobierno comprometido con los principios del libre mercado forme un contrato con una empresa estatal china.

"Los países occidentales deberían reformar sus economías", afirma.

Un vocero de la Comisión Europea del Mercado Interno dijo que no están investigando el contrato y que no hay "información suficiente para ver si está o no dentro de las reglas".

Este es el primer contrato para autopistas de una empresa china en la UE y probablemente no será el último.

Pero con la creciente tensión en el Reino Unido respecto a la contratación de mano de obra extranjera, las autoridades de Varsovia y Bruselas deberán andarse con cuidado.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.