Entre el desempleo y el subempleo

Oficina para la búsqueda de empleo
Image caption Según las previsiones de la OIT el desempleo aumentará en 2,5 millones en la región.

A pesar de los últimos signos de recuperación económica, todo apunta a que el desempleo esta aquí para quedarse.

Según el último informe sobre la coyuntura laboral en América Latina y el Caribe, publicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el desempleo urbano en la región podría llegar al 8,5 % a finales de 2009.

Este aumento del desempleo supone que 2,5 millones de personas habrían perdido su trabajo a lo largo de 2009 en las zonas urbanas de América Latina. En total, según el informe, la cifra de desempleados llegaría a 18,4 millones en toda la región.

Unos datos preocupantes que, sin embargo, corrigen y mejoran las previsiones publicadas meses atrás por la OIT, que pronosticaba un repunte del desempleo que podría haber superado el 9%.

En este sentido, el estudio actual señala la importancia de la inversión pública en la región como medida clave a la hora de paliar las consecuencias de la crisis sobre el mercado laboral.

Participe: ¿Busca empleo? ¿Sabe cómo hacerlo?

A pesar de la caída del 1,9 del producto interior bruto regional en 2009, la OIT destaca que el gasto público en América Latina creció entre un 0,6 y un 1,8%.

Un problema global

Sin embargo, los datos sobre América Latina son sólo una pieza dentro del gran mapa global del paro.

De acuerdo con las últimas cifras de la OIT, se estima que el desempleo en 2009 a nivel mundial aumentará entre 39 y 61 millones de trabajadores con respecto a 2007.

Esto quiere decir que entre 219 a 241 millones de personas en todo el mundo se encontrarán sin trabajo, el mayor número que se haya registrado en la historia.

A pesar de estas cifras, se cree que las medidas adoptadas por los gobiernos integrantes del G-20 han logrado salvar entre 7 y 11 millones de puestos de trabajo.

"Hoy el desempleo permanece masivo como consecuencia de la crisis. Si las medidas especiales tomadas pierden fuerza o son suspendidas demasiado pronto, la crisis del empleo podría empeorar aún más. Las personas en el mundo, y en particular los más vulnerables y en situación de desventaja, no percibirán que la crisis está disminuyendo hasta que no tengan un trabajo decente, una protección social mínima. Una recuperación sin empleo no será socialmente o políticamente sostenible", advirtió el director general de la OIT, Juan Somavia.

Desde el punto de vista de la juventud, el panorama es desalentador. Cada año, unos 45 millones de jóvenes entran en el mercado del trabajo mundial, lo que provoca presiones adicionales a los mercados laborales.

Más subempleo

Image caption Entre 219 y 241 millones de personas estarán sin empleo en 2009, según la OIT.

Pero mientras millones de personas han perdido su trabajo, otras muchas pasaron a engrosar el grupo de los subempleados, es decir, aquellos que cuentan con un empleo pero han visto sus ingresos mermar debido a la reducción de las horas de trabajo o quizás también a la carencia de empleos vinculados a sus capacidades y aptitudes.

Lea también: ¿Cómo conseguir empleo?

Los expertos coinciden en que el subempleo es muy difícil de medir, pero aseguran que es un fenómeno cotidiano en la región.

En gran medida, esto se debe a que el subempleo se convirtió en una "una alternativa" para los jefes de hogar que no pueden quedarse sin trabajar porque tienen que mantener económicamente al resto de los integrantes de la familia.

De acuerdo con el informe Panorama Laboral 2008 de la OIT, el empleo informal en las áreas urbanas en Colombia, Ecuador, México, Panamá y Perú, se ubicó en 58.6%, una cifra un 2.9% menor que en el año 2006.

A pesar de que estos datos evidencian un retroceso del empleo informal, los niveles son todavía muy altos.

Según la OIT, este leve descenso de los indicadores se debe al período de crecimiento económico que atravesó la región desde 2004. Sin embargo, la institución advierte que la crisis económica también podría tener consecuencias negativas en este aspecto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.