Alemania defiende acuerdo sobre Opel

La canciller alemana, Angela Merkel
Image caption Bélgica y España pidieron una investigación sobre el rol de Alemania en la venta de Opel.

Alemania informó que las preocupaciones en Europa sobre la venta del fabricante de automóviles Opel -filial europea de la compañía estadounidense General Motors (GM)- a la empresa austríaco- canadiense de autopartes Magna International, no coloca en peligro el acuerdo alcanzado sobre la operación de compraventa.

El ministro de Economía alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg, indicó que el acuerdo estaba "encaminado" y que los ministros debían responder a las dudas europeas.

La Comisión Europea advirtió el viernes que la programada ayuda estatal prevista para Opel como parte del acuerdo, podría quebrantar las reglas de competencia.

Bruselas señaló que habían "importantes indicadores" de que Berlín prometió una ayuda de US$6.700 millones sólo si resultaba seleccionado su comprador preferido para Opel.

El anuncio europeo surge luego que el mes pasado, los gobiernos de Bélgica y España solicitaran que la Comisión Europea investigara el rol de Alemania en la venta de Opel.

Preocupaciones

El viernes, el comisionado de Competencia europeo, Neelie Kroes, escribió a Guttenberg y resaltó los "importantes indicios" sobre que la ayuda a Opel estaba sujeta a la precondición de que Magna fuera seleccionado como comprador, una postura que iría en contra de las reglas de competencia europeas.

Al ser preguntado sobre si las preocupaciones podrían anular la venta de Magna, Guttenberg dijo: “No, no lo creo”.

Aunque GM escogió a Magna junto al banco ruso Sberbank el mes pasado para que adquirieran Opel, el acuerdo aún debe ser finiquitado.

Sin embargo, el vicepresidente de comunicaciones de GM, Chris Preuss, expresó que si la venta propuesta de Magna "no satisface las regulaciones europeas, no tendríamos otra opción que reconsiderar el acuerdo".

Lea: GM vende a Magna filial europea

El acuerdo propuesto por Magna a GM implica la adquisición del 55% de las acciones en Opel, mientras que GM conservía 35% y el 10% restante pertenecería a los empleados.

Actualmente, Opel emplea unas 50.000 personas en Europa, de las cuales 25.000 están en Alemania.

Según Joe Lynam de la BBC, el tema sobre Magna fue una carta fundamental que jugó la canciller alemana ,Angela Merkel, en época electoral al prometer menos recortes en Alemania y más en plantas ubicadas en España, el Reino Unido y Bélgica.

Pero al parecer, "Magna tendrá que buscar más adentro de sus bolsillos si quiere controlar Opel", concluyó Lynam.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.