China se burla de la crisis: creció 8,9%

Propaganda china sobre el crecimiento económico
Image caption China asegura que alcanzará su meta de un crecimiento anual del 8%.

Los últimos datos publicados sobre la economía china sugieren que, mientras las principales potencias del mundo luchan por salir de la crisis financiera, Pekín sobrepasó sus objetivos de crecimiento en el tercer trimestre de 2009.

El gobierno chino aseguró que su Producto Interior Bruto (PIB) creció un 8,9% durante este período, frente al aumento de 7,9% producido en el anterior trimestre.

El gigante asiático da por hecho además que alcanzará su meta de crecimiento anual del 8% para este año.

De momento, su economía se expandió en total un 7,7% en los primeros nueve meses de 2009, y las cifras del tercer trimestre reflejan el crecimiento más rápido desde el verano de 2008.

El gobierno gastó cientos de miles de millones de dólares en un ingente paquete de inversiones basadas en las infraestructuras, con el fin de crear empleos y potenciar la demanda.

Ahora, los efectos de estos estímulos parecen evidentes, y la economía china podría seguir en ascenso hasta principios de 2010, según los expertos.

¿Recuperación completa?

También la producción en las fábricas está creciendo, de acuerdo a los últimos datos.

Sin embargo, los dueños de estas empresas aseguran que, mientras está aumentando el número de productos que fabrican, el precio que los consumidores están dispuestos a pagar por ellos es mucho menor que antes de la crisis.

Pero hay otros problemas por delante. La deflación ha sido una constante en la economía china durante los últimos ocho meses.

Y los niveles de desempleo son aún altos en muchas zonas del país. Algunos obreros lamentan que trabajar menos horas —y ganan salarios más bajos— que antes del estallido de la crisis financiera global.

Aunque a los chinos les sirve de consuelo compararse con otras economías rivales, que parecen estar teniendo más dificultades para alejar los fantasmas de la recesión.

Otros desafíos

Image caption Algunos obreros dicen trabajar menos horas que antes de la crisis.

El siguiente desafío para el gobierno de Pekín será dilucidar cómo abandonarán las políticas del plan de estímulo y reducirán las enormes deudas contraidas por los bancos estatales sin perjudicar los buenos augurios de recuperación.

China confía en que una vez que los paquetes de estímulo sean cosa del pasado, la economía pueda mantener sus positivos índices de crecimiento apoyándose en la demanda del sector privado, el aumento del consumo y el crecimiento de las exportaciones.

No obstante, ello implicará otros retos, como el de lograr que esta recuperación sea sostenible a largo plazo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.