Batalla comercial entre China y EE.UU.

Tubos de acero
Image caption Los tubos de acero se utilizan en la industria petrolera, fundamentalmente en la extracción de crudo.

La tensión comercial entre China y Estados Unidos se intensificó con la imposición por parte de Washinghton de nuevos aranceles antidumping de hasta el 99% a tubos de acero fabricados en el país asiático y utilizados en la industria petrolera estadounidense.

La decisión preliminar del Departamento de Comercio se adoptó a sólo diez días de la visita que el presidente Barack Obama a Pekín, en la que se espera que enfatice la necesidad de que los dos países trabajen juntos para salir de la crisis económica mundial y evitar el proteccionismo.

China criticó en duros términos el nuevo arancel, al que calificó de proteccionista y discriminatorio.

En respuesta, decidió abrir una investigación sobre automóviles importados de EE.UU.

Para Washington, la imposición de los aranceles es una medida antidumpig debido a que -según el Departamento de Comercio- esos tubos se comercializan en Estados Unidos por debajo del costo de producción gracias a los subsidios que obtienen los fabricantes chinos.

Las autoridades sostienen que "productores y exportadores de China han vendido esos bienes en Estados Unidos a precios que oscilan entre cero y 99,14% menos del valor normal".

Tensión latente

Según los analistas, la nueva carga impositiva reaviva la tensión en las relaciones comerciales bilaterales.

La publicación china en internet Pueblo en Línea dice que "ésta es la mayor acción comercial de Estados Unidos contra China".

Image caption Obama está próximo a visitar China, donde hablará de comercio.

Datos de la Administración de Aduanas del país asiático indican que la exportación de los tubos representó el año pasado unos US$3.200 millones.

El analista económico de BBC Mundo, Marcelo Justo, comenta que la crisis económica global ha intensificado una tensión bilateral latente.

"Los roces por el déficit comercial estadounidense no son nuevos, pero antes de la crisis quedaban eclipsadas por una relación de mutua conveniencia", explica.

"China proveía bienes baratos que ayudaban a mantener el fenomenal consumo en Estados Unidos, basado en el crédito barato en un contexto de caída del salario real. Ahora que esa cadena se rompió y que el acento, en medio de una recesión, está en los puestos de trabajo, estos conflictos se manifestarán más abiertamente", enfatiza.

En septiembre, Washington anunció nuevos aranceles a los neumáticos chinos para proteger la industria local, lo que desató la primera gran disputa comercial de la presidencia de Obama.

Contenido relacionado