Parlamento Centroamericano en crisis

El gobierno de Panamá inició el proceso para separarse unilateralmente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), al que considera "oneroso" e "inoperante".

Image caption El presidente del Parlacen calificó de "tozudo" al mandatario panameño.

El canciller panameño, Carlos Varela, notificó la decisión al Sistema de Integración Centroamericana (SICA), organismo al que pertenece el Parlamento.

La determinación causó polémica en la región. Analistas consultados por BBC Mundo advirtieron que la salida de Panamá de este órgano legislativo no puede tomarse de manera unilateral.

"El ingreso de ese país al Parlacen fue difícil, tardó cinco años en incorporarse como miembro de pleno derecho. Y salirse no será muy sencillo", explicó César Micheo, presidente del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (INCEP).

Mientras, la polémica sube de tono. El canciller Varela aseguró que su país ha destinado US$25 millones al Parlamento sin obtener beneficio alguno, mientras que el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, ha dicho que el foro es un espacio "de perdedores".

En respuesta el líder del Parlacen, Jacinto Suárez, llamó "tozudo" al presidente panameño, pues al abandonar unilateralmente el Parlamento pone en riesgo el sistema de integración en Centroamérica.

Sacudida

El Parlacen se instaló el 21 de octubre de 1991 y actualmente está conformado por 120 diputados de Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador, República Dominicana y Panamá.

Image caption La sede del Parlacen está en Guatemala.

La sede central se ubica en Guatemala, aunque existen representaciones en las capitales de los países miembros.

Antes que Panamá anunciara la salida del Parlamento, el foro había sido cuestionado por el excesivo gasto que representa su funcionamiento.

En marzo pasado, por ejemplo, el SICA ordenó una auditoría al Parlacen al descubrirse que gastaba más dinero del que tenía como presupuesto.

Otra de las críticas es que las decisiones del Parlamento no tienen carácter vinculante, es decir, no son de cumplimiento obligatorio para los países miembros como sí ocurre en otras regiones, como la Unión Europea.

Sobreviviente

Según el presidente del INCEP, la salida de Panamá es una sacudida al Parlacen pero no significa que vaya a desaparecer.

"El Parlamento empezó a funcionar con sólo tres países, y ahora creo que sí va a subsistir. Pero necesita una profunda reflexión sobre el trabajo que realiza actualmente".

La decisión panameña tampoco pasará desapercibida, pues debilita proyectos de desarrollo en la región.

"Los países de Centroamérica tenemos poca potencialidad solos", explicó Micheo.

Por lo pronto, la Junta Directiva del Parlacen analiza la separación de Panamá. El presidente Jacinto Suárez ha dicho que ese país no puede abandonar el Parlamento sin la autorización de los países que integran el SICA.

La semana pasada Martinelli pidió el apoyo de Guatemala, Nicaragua y El Salvador para concretar la salida del Parlacen, pero los mandatarios de esos países negaron el respaldo.

A pesar de ello Panamá formalizó su separación por la vía unilateral prevista en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, un argumento que según Suárez no procede en el caso del Parlacen.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.