Francia y Rusia afianzan alianza económica

La alianza económica entre Francia y Rusia fue ampliada este viernes con la firma de nuevos acuerdos en París en el marco de la visita del primer ministro ruso, Vladimir Putin, a su par francés Francois Fillon.

Image caption Rusia está considerando la compra de un buque de guerra francés.

Ambos acordaron que la compañía automotriz Renault ayude a reestructurar la empresa rusa Avtovaz, constructora de los automóviles Lada, que se encuentra en dificultades, a través de hardware y experiencia valuados en US$360 millones.

Además, el gigante de la energía en Francia, Electricité de France (EDF), tendrá una participación del 10% en un gasoducto clave que está siendo construido para transportar gas ruso hacia el sur de Europa.

Ambos países confirmaron que Rusia está considerando la compra de un buque de guerra francés, algo que ha causado nerviosismo entre algunos de los vecinos de Rusia, de acuerdo a Hugh Schofield, corresponsal de la BBC en París.

Nuevos acuerdos

Avtovaz, el mayor fabricante de autos en Rusia, ha estado cerca de la bancarrota, tras el colapso de las ventas en el mercado interno.

Y Renault, que ya es propietaria del 25% de la compañía, ha estado bajo una intensa presión de Moscú para incrementar su apoyo, según Theo Leggett, periodista de la BBC.

Ahora la compañía francesa brindará maquinaria de producción, equipos de tecnología y experiencia valuados en US$360 millones. En tanto, el gobierno ruso dará US$2.500 millones para cancelar la deuda y ayudar a Avtovaz a satisfacer su necesidad de efectivo a corto plazo.

Por otra parte, la participación de EDF en el gasoducto planeado por Gazprom, el gigante energético ruso, y ENI, su socio italiano será del 10%.

El proyecto está diseñado para llevar gas desde Rusia, por debajo del Mar Negro, hacia Europa occidental, proporcionando una alternativa a los gasoductos existentes que atraviesan Ucrania.

El proyecto es polémico, explica Leggett, porque los analistas dicen que es un competidor directo al gasoducto Nabucco, que llevará gas desde Asia Central a Europa, y que está pensado para reducir la dependencia del gas ruso que tiene la región.

Demasiado poder

Image caption Algunos vecinos de Rusia están inquietos por la posible compra militar a Francia.

Francia está bastante lejos de Alemania como socio comercial de Rusia y, según explica el corresponsal en París, está ansioso de compensar la diferencia.

La visión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, es que Rusia es demasiado poderosa como para ser dejada al margen. Y, para Schofield, estos acuerdos comerciales sin duda ayudarán a impulsar el perfil económico de Francia en Rusia.

Por otra parte, Rusia ha confirmado que está en conversaciones para comprar una nueva generación de buques de guerra franceses: el Mistral, una embarcación porta helicópteros utilizada para el despliegue rápido en zonas de conflicto.

Si sale adelante, sería un acuerdo histórico pues Rusia nunca ha comprado armamento de un país de la OTAN.

Sin embargo, muchos de los vecinos de Rusia están muy inquietos, teniendo en cuenta el conflicto del año pasado con Georgia, en el que los buques de origen francés habrían reforzado aún más la dominante postura rusa.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.