Venezuela: ¿terminó el remezón bancario?

Empleada del Banco Canarias protesta frente a sede de la institución en Caracas
Image caption La semana pasada ex trabajadores protestaron frente a las puertas de los bancos intervenidos.

Este lunes hubo paz en las agencias bancarias venezolanas. Claro está: era feriado. Así que la reacción del público a las más recientes medidas gubernamentales contra un conjunto de instituciones financieras tendrá que esperar hasta este martes.

La semana pasada, largas filas, clientes impacientes y ex trabajadores que protestaban frente a las puertas de los -hasta entonces- cuatro pequeños bancos intervenidos parecieron comunicar un aire de nerviosismo a todo el sistema. Esto generó varias cadenas presidenciales para garantizar que se trataba de un problema puntual, sin efectos a gran escala.

El viernes en la tarde vino el anuncio de la intervención de otros tres bancos, también pequeños. El fin de semana se produjo el arresto de Arné Chacón, hermano del ministro de Ciencia y Tecnología, Jesse Chacón; luego dimitió el ministro en cuestión.

Lea: Venezuela: renuncia ministro de Ciencia

El arresto y la renuncia parecieron confirmar denuncias de oposición sobre la existencia conexiones entre empresarios y políticos de alto nivel, que habrían permitido el enriquecimiento de un grupo a costa de contratos e inversiones estatales.

Así que algunos aquí se preguntan qué otras consecuencias tendrá tanto en lo económico como en lo político el caso de los siete pequeños bancos y el ascenso de un nuevo grupo de empresarios en tiempos de "revolución bolivariana".

Lea también: Venezuela interviene otros tres bancos

¿Pasó lo peor?

Image caption Hugo Chávez reiteró que la situación de los bancos es sólida.

Este lunes el presidente Hugo Chávez consideró necesario reiterar que la situación de los bancos es sólida.

"Un grupo de banqueros irresponsables, enriquecidos por la ambición, comenzaron a utilizar los dineros públicos y dineros privados para cometer un conjunto de delitos, como es comprar bancos con el dinero de los mismos bancos", dijo el mandatario, en el contexto de una reunión con banqueros privados, que apoyarán el proceso de devolución del dinero a los depositantes de los bancos intervenidos.

¿Pero es esto todo lo que hay que saber? ¿Se cierra así el capítulo?

"No me atrevería a decir que ya pasó lo peor", le dijo a BBC Mundo el ex jefe de investigaciones del Banco Central de Venezuela y profesor universitario, José Guerra.

Lea: Chávez le pone el "ojo" a banqueros privados

Según Guerra, la crisis, focalizada en un conjunto de bancos apoyados por depósitos del Estado, "crearon una situación que comprometió la salud de otras instituciones y crearon una corrida de depósitos no sólo con los bancos en problemas sino también los bancos sólidos".

Jesús Farías, ex viceministro de Comercio, le aseguró a BBC Mundo desde la perspectiva oficialista que "el efecto está controlado".

"Efectivamente hubo el propósito de estimular una corrida bancaria, un intento inescrupuloso y criminal para trastornar el sistema financiero incluso para fines políticos e incluso financieros", señaló.

En su opinión, "la prontitud en la actuación del gobierno y la solidez de la economía nacional, más allá del retroceso que está experimentando" evitaron mayores consecuencias.

¿Chivos expiatorios?

Image caption En las últimas semanas han sido intervenidos siete pequeños bancos venezolanos.

El economista José Guerra piensa que el hecho de que la banca privada esté apoyando al Estado en el proceso de atender a los ahorristas de los bancos intervenidos debería contribuir a bajar la presión. Sin embargo, no podría decirse lo mismo en el ámbito de lo político.

"Los bancos que ya fueron intervenidos básicamente fueron creados para hacer operaciones totalmente irregulares, y eso fue propiciado por el mismo Estado, porque al final los depósitos de estos bancos provienen de fuentes oficiales. Entonces no se puede explicar esta crisis sin que se indague qué pasó con los depósitos de esos bancos, y lo que encontramos ahí es que se trató de operaciones cruzadas entre ellos, la tesorería nacional y otras instituciones oficiales", señaló.

Para Guerra, la detención de Arné Chacón fue "una estrategia de sacrificio para salvar a otros más poderosos". En su opinión, el pronóstico no es muy optimista: "nunca caen todos los que son", opina.

En cambio Jesús Farías parece convencido de lo contrario. Arné Chacón, dice, "no es un chivo expiatorio".

"Era el presidente del banco. Y que se aceptara la renuncia de un ministro, cuya participación ni siquiera ha sido comprobada, es evidencia de que se quiere llegar al fondo del asunto. Lo que sí está claro es que no puede existir un gobierno socialista con funcionarios que estén vinculados con la banca", afirma.

Portavoces de oposición, sin embargo, señalan que la situación de los bancos intervenidos no se produjo de la noche a la mañana.

¿Qué determinó que ahora se destapara el caso?, se le preguntó al economista Farías.

"Fue ahora cuando se hicieron evidentes las irregularidades que se venían siguiendo en torno al funcionamiento de esos bancos. Porque el hecho de que personas estén haciendo negocios y obteniendo ganancias no nos puede extrañar, ya que es un sistema capitalista todavía (…) Lo que se está castigando no es que sean empresarios privados, sino que actuaron en forma irregular", señaló.

"Si hay más responsables, tendrá que recaer el peso de la sanción sobre ellos. No puede haber nadie al margen de la ley", asegura.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.