Shell gana contrato petrolero en Irak

Trabajadores en un campo petrolero en Irak (Foto: Archivo)
Image caption Irak produce 2,4 millones de barriles diarios de petróleo.

Irak licitó este viernes dos cotizados yacimientos en la segunda subasta petrolera que se realiza en este país desde la invasión estadounidense de 2003.

El vasto campo petrolero de Majnoon, en el sur de Irak, fue otorgado a un consorcio encabezado por el gigante petrolero Shell. Por su parte, un consorcio liderado por la empresa china CNPC ganó los derechos de explotación de un campo cerca de Halfaya.

Sin embargo, los campos cercanos a Bagdad y a la volátil provincia de Diyala no lograron atraer ninguna puja del total de 44 compañías que llegaron a la capital iraquí a presentar ofertas

Irak busca licitar hasta 10 yacimientos en estos dos días -viernes y sábado- en la capital iraquí, donde se hayan congregados ejecutivos de las principales compañías petroleras del mundo.

La subasta es considerada clave para el resurgimiento de la industria petrolera iraquí, la cual ha recibido los embates de años de guerra y sanciones.

"Pero hay seriios inconvenientes para las empresas extranjeras, sobre todo obviamente la difícil situación de seguridad", señaló Andrew Walker, corresponsal de Economía de la BBC.

"La política iraquí y un ambiente de incertidumbre legal son también complicaciones importantes que crean dudas sobre la solidez de los contratos petroleros", dijo Walker.

Más producción

En la primera subasta que se realizó en junio pasado sólo se pudo concretar un acuerdo de los ocho contratos que se ofrecían. Ese contrato lo firmaron la británica British Petroleum (BP) y CNPC de China.

Esa primera licitación fracasó por falta de postor o porque las empresas rechazaron los términos del acuerdo. Para cada yacimiento el gobierno exigía un nivel mínimo de producción muy similar a la cantidad que se producía en la actualidad. Y en la letra pequeña se especificaba que las petroleras que firmaran contrato sólo empezarían a recibir dinero cuando superan esos mínimos.

Image caption Un total de 44 compañías presentarán sus ofertas en la segunda licitación.

Según los expertos la explotación de estos campos petroleros eventualmente podría duplicar la producción de crudo de Irak, que ocupa el tercer lugar entre los países con mayores reservas petroleras.

Actualmente, la producción petrolera de Irak se calcula en 2,4 millones de barriles diarios.

El primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, se dirigió a los ejecutivos petroleros durante la apertura de la licitación y alabó la transparencia del actual proceso de subasta.

Al-Maliki señaló que la vieja forma de licitar había sido mediante la adjudicación de contratos en cuartos oscuros y a puertas cerradas; pero ahora el proceso era limpio para todos, agregó.

Según la corresponsal de la BBC en Bagdad, Natalia Antelava, aunque para las grandes compañías petroleras Irak puede parecer un destino ideal, esta semana cinco explosiones -una de ellas cerca del Ministerio de Energía y Petróleo- que provocaron la muerte de cinco personas y cientos de heridos, hizo recordar a los potenciales inversionistas los riesgos asociados a hacer negocios en ese país.

La subasta se lleva a cabo en medio de constantes disputas entre el gobierno central y la región autónoma kurda en torno a cómo deben ser controladas las reservas de crudo.

Lea: China perfora primero en Irak

Críticas

Cuando se realizó la primera subasta, el doctor Muhammad Ali Zainy, experto en economía petrolera del Centro de Estudios Globales de Londres y quien trabajó en el ministerio del Petróleo iraquí por 14 años, le dijo a la BBC que había "mucha oposición por parte de expertos petroleros y del comité sobre gas y petróleo del parlamento (iraquí), porque cuando estas compañías internacionales tomen control, eso va a significar que controlarán la industria petrolera iraquí".

Según Ali Zainy, cuando en el futuro se constituya una compañía nacional petrolera iraquí, probablemente no tendrá dónde trabajar, porque los contratos que se iban a entregar serían a 20 años y con posibilidad de extenderse.

El experto agregó que era posible que lo que ocurría alimentara las suspicacias de quienes creen que el motivo final de la invasión a Irak era apoderarse de su riqueza petrolera, aunque agregó que él personalmente no cree que esta haya sido la razón para la guerra.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.