Grecia en problemas preocupa a Europa

Trabajadores extranjeros en las protestas
Image caption Existen temores de que el país se declare en cesación de pagos.

Grecia vive este jueves un día en estado de casi paralización por motivo de una huelga de 24 horas que afecta varios sectores productivos. La endeuda economía, y las medidas que ha tomado el gobierno, están detrás de las protestas. Europa se empieza a preocupar y pide responsabilidad.

La paralización de actividades llega un día después de que una segunda agencia de calificación de riesgo -Standard & Poor's- bajó la calificación para la deuda soberana a largo plazo de Grecia de "A-" a "BBB+".

Esta medida, que indica a los inversores que invertir en determinado país es más riesgoso, llega en medio de temores de que el gobierno se declare en cesación de pagos, o default.

Las acciones de austeridad que ha tomado el gobierno en vistas a recuperar la confianza internacional generaron las protestas que encabezan los sindicatos de izquierda.

La movida del primer ministro George Papandreou también repercutió en las agencias calificadores de riesgo que no las ven suficientes para recuperar la economía, informa Malcolm Brabant, corresponsal de la BBC en Atenas.

Día de protestas

Image caption Los trabajadores portuarios paralizaron sus actividades.

El paro fue convocado por un sindicato, afiliado al Partido Comunista, que asegura que sus miembros no deben pagar las consecuencias de una crisis que ellos atribuyen al capitalismo.

Esta semana Papandreou había dicho que todos en el país debían asumir parte de la responsabilidad para recuperar la economía.

La paralización de actividades incluye a los trabajadores portuarios, funcionarios públicos, maestros, doctores, pequeñas y medianas empresas y a la prensa.

Los dos mayores sindicatos griegos no toman parte de la jornada de movilizaciones pero aseguran que van a estar revisando su postura.

Desconfianza

El corresponsal explica que la agencia Standard & Poor's comparte la opinión de expertos financieros que señalan que los planes del gobierno socialista para reducir la deuda de Grecia no son lo suficientemente radicales.

La agencia indicó que era poco probable que las medidas -que incluyen una reducción del 10% del gasto público- condujeran a una reducción sostenible de la carga de la deuda pública.

Image caption El gobierno lanzó una serie de medidas para mejorar la situación de la economía.

Y advirtió que puede darse una reducción adicional de la capacidad crediticia en caso de que el gobierno sea incapaz de obtener apoyo político suficiente.

La deuda pública de Grecia se sitúa en US$300.000 millones -el equivalente al 113% de su Producto Interior Bruto-, mientras que su déficit es del 12,3%.

Papandreou cree que tiene la capacidad de mejorar la situación -explica Brabant-, "pero está atrapado entre las mandíbulas de inversores despiadados en el extranjero y las ambiciones políticas de partidos minoritarios en el país, que, tras haber sido derrotados en las urnas hace dos meses, ahora ven una oportunidad para hacerse sentir".

Preocupación en la UE

La situación en Grecia llevó a la canciller de Alemania, Angela Merkel, a pedirle al gobierno griego que haga "más esfuerzos" para reducir el déficit público y la deuda acumulada.

En Berlín como en Bruselas se teme que la crisis griega tenga consecuencias en el euro, la moneda oficial de la Unión Europea (UE).

Merkel recordó este jueves que cada miembro de la UE tiene la responsabilidad de mantener las finanzas públicas en orden. "Esa es la condición para que a largo plazo haya crecimiento en Europa", aseguró.

La semana pasada la canciller había dicho que todos en el bloque "tenían una responsabilidad colectiva" y que cuando un país miembro está en problemas, esos problemas les concernían a todos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.