Chile, en el club de los ricos

Sede de la OCDE en París. Foto: OCDE
Image caption Chile se convierte en el integrante 31 del club y es el séptimo país en unirse en las últimas tres décadas.

Chile es, a partir de este lunes, el primer país sudamericano en pasar a integrar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el club de las naciones más ricas y desarrolladas del mundo.

El hecho de que fuera invitada antes que Brasil, la potencia política y económica emergente del continente, es una fuente de orgullo para la nación andina.

Sólo otro país latinoamericano es miembro de la OCDE, México, desde 1994.

La entrada de Chile al club, con sede en París, Francia, es un reconocimiento del tremendo avance que ha tenido desde su regreso a la democracia, hace 20 años.

Su economía ha crecido a un promedio anual del 5% y la pobreza ha caído del 39% de la población a menos del 14%.

En estos momentos, Chile tiene uno de los mayores niveles de ingreso per cápita de América Latina.

Triunfo para Bachelet

Chile se convierte en el integrante 31 del club y es el séptimo país en unirse en las últimas tres décadas.

Su membresía a este grupo, que representa el 70% del mercado mundial, posiblemente le ayudará en ámbitos como el desarrollo de nuevas fuentes de energía, algo vital para un país que prácticamente no produce petróleo ni gas.

Pero tendrá su precio. Los chilenos deberán introducir mejoras en áreas como la regulación medioambiental y los derechos de propiedad intelectual, en las que el país sudamericano se queda atrás con respecto a otros miembros de la OCDE.

El ingreso de Chile a la organización es también un triunfo personal para la presidenta Michelle Bachelet, que se propuso lograrlo antes de concluir su mandato.

Su sueño se hace realidad después de largas negociaciones y cuando apenas le quedan dos meses en La Moneda.

Contenido relacionado