Toyota retirará 30.000 autos en México

Toyota Camry con cartel de que no está a la venta
Image caption Los modelos de Toyota que deben ser revisados en Estados Unidos son ocho y en México siete.

Toyota pedirá el retiro de circulación de unos 30.000 vehículos en México con el fin de ajustar el pedal del acelerador en siete de sus modelos, informó este miércoles el director de ventas en ese país, Adolfo Hegewisch, en medio de un llamado a revisión en el mundo por desperfectos.

El ejecutivo aclaró que no se ha reportado ningún problema específico en el país y que no está en riesgo la vida de ningún cliente, sino que la compañía está actuando en coordinación con la autoridades.

Los clientes mexicanos serán informados del retiro a partir del 8 de febrero, cuando las partes lleguen al país y los vehículos sean seleccionados de acuerdo a su fecha de fabricación y al número de lote.

El director indicó que los dueños que estén preocupados por la seguridad de su auto recibirán una instalación gratis de una pieza de alta precisión en el acelerador.

Los modelos que serán llamados a revisar en México son: Radford, Matrix, Camry, Highlander, Tundra, Sequoia y Corolla, fabricados entre 2007 y 2010.

Toyota vendió casi 52.000 autos en 2009 en México, según cifras de la compañía.

Impacto en EE.UU.

Horas antes, el secretario de Transporte de Estados Unidos, Ray LaHood, emitió un comunicado en el que le pidió a los dueños de cualquier modelo de la automotriz Toyota que esté llamado a revisión que contacten a sus concesionarios para que estos lo arreglen lo antes posible, rectificando una declaración anterior.

En un principio, LaHood declaró ante un comité del Congreso que su consejo es que "si alguien posee uno de estos vehículos, deje de conducirlo y lo lleve a un concesionario de Toyota".

Tras conocerse las primeras palabras del secretario de Transporte, las acciones de Toyota en la Bolsa de Nueva York registraron una caída de más del 7%.

Poco después LaHood se vio obligado a rectificar sus palabras.

"Lo que dije fue claramente un error", explicó LaHood en declaraciones a los medios de comunicación.

"NHTSA (la Agencia Nacional de Seguridad en la Carretera) seguirá presionando a Toyota para asegurar que están haciendo todo lo que han prometido para que sus vehículos sean seguros. Seguiremos investigando todas las posibles causas de estos problemas de seguridad", añadió LaHood.

Llamado a revisión

Al tiempo de estas declaraciones, el servicio de atención al cliente de la firma en EE.UU. seguía contactando a propietarios de esa marca para que lleven su vehículo al concesionario para ser reparado.

Image caption Toyota aconsejó no conducir el auto si ya tuvo algún problema.

Un portavoz de Toyota le dijo a BBC Mundo que los dueños de algunos de los modelos llamados a revisión pueden llevar su vehículo al concesionario conduciendo, siempre y cuando no hayan experimentado un problema hasta el momento.

Mientras que aquellos que ya han tenido algún problema o sienten que lo pueden tener, no deben manejarlo, sino llamar a su concesionario para que lo recoja y lo arregle.

Su explicación es que se trata de un problema que toma cierto tiempo en desarrollarse, "no es algo que aparecerá de un día para otro".

Toyota lleva retirados en EE.UU. más de dos millones de autos de ocho de sus modelos más populares, entre ellos el Camry, Corolla y Rav4, y un total mundial de más de ocho millones.

Mientras que las ventas mensuales de Toyota cayeron un 16% y su participación en el mercado estadounidense está en su nivel más bajo desde enero de 2006, siendo superado por Ford Motor General Motors.

Además, las ventas mensuales de esta compañía japonesa en EE.UU. cayeron por debajo los 100.000 vehículos por primera vez en más de una década.

Prius

Por otro lado, Toyota también está lidiando con quejas recibidas en Norte América y Japón acerca del pedal de freno en su modelo híbrido Prius, e informó que lo está investigando.

Image caption El Prius tiene problemas en el freno y no en el acelerador.

Prius no está implicado en la revisión por problemas en el acelerador.

El Departamento de Transporte de Estados Unidos indicó que recibió 100 reportes de fallas en los frenos del Prius, mientras que en Japón se reportaron 14 casos.

Tres conductores alegaron que dicho problema resultó en accidentes con heridos.

La automotriz japonesa, la más grande del mundo, está afrontando críticas de que no ha hecho lo suficiente para que sus vehículos sean seguros.

La retirada masiva de autos le puede costar a la firma hasta unos US$2.000 millones en ventas y en pérdida de producción, así como una caída en los pronósticos para 2010.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.