Un año malo no asusta a Brasil

Una mala y una buena noticia para Brasil. Este jueves, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE) confirmó que el país sufrió en 2009 su primera contracción económica en casi dos décadas. Sin embargo, el gobierno brasileño mejoró sus perspectivas de crecimiento para este año.

Image caption Brasil es la primera economía de América Latina.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, consideró "razonable" la caída del 0,2% del Producto Interno Bruto (PIB) registrada en 2009, año en el que se vivió una de las peores crisis económicas de la historia en gran parte del mundo.

Mantega resaltó que la economía brasileña se había visto mucho menos golpeada por la debacle que otras naciones desarrolladas.

La primera economía del mundo, Estados Unidos, se retrajo un 2,4%, mientras que la Unión Europea vio un retroceso del 4,1%, que fue aún más pronunciado en países como Gran Bretaña, Alemania e Italia.

En tanto, en América Latina, Brasil -la primera economía de la región- salió mejor parada que su escolta, México, que se achicó un 6,5%, y que otros países fuertes como Chile, que se contrajo un 1,7%.

De todas formas, lo cierto es que a pesar de haber registrado un fuerte crecimiento en el último trimestre de 2009, el país sufrió el año pasado su primera evolución económica negativa desde 1992.

No obstante, según Mantega, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se mostró "satisfecho" con los números y destacó el buen desempeño en el último trimestre -que mostró un aumento interanual del 4,3%- como una señal positiva para este año.

El optimismo por esos resultados llevó al gobierno a aumentar del 5,2% al 5,7% su perspectiva de crecimiento para 2010.

Mercado interno

Economistas consultados por BBC Mundo coincidieron en atribuir la resistencia de la economía brasileña en 2009 a la fortaleza de su mercado interno y al éxito de las políticas económicas aplicadas por el gobierno de Lula.

Image caption El consumo interno en Brasil creció fuertemente, ya que muchas personas salieron de la pobreza.

Sebastián Brioso, analista de la calificadora de riesgo Standard & Poor’s, afirmó que el país se había visto menos afectado por la crisis internacional debido a que no depende tanto de las exportaciones como otras estados.

Al mismo tiempo, el consumo interno en Brasil también creció fuertemente, en parte como consecuencia del gran número de personas que lograron salir de la pobreza y mejoraron su situación económica.

Por su parte, Celso Cláudio Hildebrand e Grisi, economista de la Universidad de Sao Paulo, destacó las medidas del gobierno para mantener la liquidez del sistema bancario.

El experto también resaltó que el aumento en las inversiones en 2010, tanto internas como externas, serán el "motor" del crecimiento en este año.

¿Demasiado optimista?

Para Grisi, las nuevas perspectivas de crecimiento del gobierno para este año están en línea con lo que creen muchos economistas en el país.

El experto le dijo a BBC Mundo que algunos consideran, incluso, que Brasil podría alcanzar un crecimiento del 6,5% o 7%.

Sin embargo, el especialista advirtió sobre los posibles riesgos inflacionarios que podrían estar asociados con un crecimiento tan fuerte.

Según el ministro Mantega, un desarrollo del 5,7% es "sostenible" y supone un "crecimiento con calidad", ya que está basado en una mejora de la industria y de las inversiones.

Si se confirman los cálculos oficiales, Brasil registraría su mayor crecimiento desde 2007, año en el que el país expandió su economía un 6,1%, la cifra más alta de los últimos 15 años.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.