China compra Volvo a Ford

El fabricante de automóviles chino Geely firmó un acuerdo para comprar Volvo al gigante estadounidense Ford, informó un vocero de Volvo.

Image caption La propiedad de Volvo pasaría a manos chinas en las próximas semanas.

Aunque el monto del contrato aún no ha sido revelado, se adelantó que superará los 2 mil millones de dólares.

Se espera que la compra, la mayor de una compañía china en el mercado automotriz internacional, se complete en las próximas semanas.

Ford estaba intentando encontrar un comprador para Volvo desde 2008, año en que, como el resto de la industria automotora, sufrió un fuerte revés financiero.

En diciembre de 2009 había aceptado la oferta inicial de Geely.

La venta -opinan analistas- permitirá a Ford captar dinero para pagar sus deudas y concentrarse en sus marcas principales.

La empresa -que necesita con urgencia capitales frescos- ya había vendido los emblemáticos Jaguar y Land Rover a la compañía india Tata Motors.

Entre Suecia y China

En 2009, China le quitó a Estados Unidos el título del mayor mercado mundial de automóviles, con un total de 13,6 millones de coches vendidos, que representaron un aumento de casi el 50% respecto del año anterior.

En contraste, Volvo lleva un largo tiempo luchando por aumentar sus ventas y no ha tenido ganacias desde 2005. Según algunos observadores, su adquisición por parte de Geely podría darle un nuevo impulso.

Según se ha informado, la compañía china planea mantener buena parte de las operaciones de Volvo -incluida la sede y las oficinas de investigación- en su Suecia natal.

Sin embargo, ciertos procesos de fabricación serán trasladados a China, con el fin de producir automóviles para el mercado local.

Geely es uno de los fabricantes de coches más grandes de Asia.

Se espera que este año venda sólo en China unos 400.000 vehículos. Pero sus ventas internacionales son aún pequeñas y se prevé que usará Volvo para intentar entrar de lleno al mercado europeo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.