Goldman Sachs en el banquillo

Goldman Sachs y Barack Obama
Image caption Goldman Sachs: ¿el escándalo que necesitaba Obama?

El subdirector y tres altos ejecutivos del banco de inversiones Goldman Sachs han comparecido ante un comité del Senado estadounidense en el marco de la investigación del Congreso sobre la crisis financiera.

El testimonio ha adquirido especial relevancia porque el 16 de abril la Comisión de Valores y Cambio (SEC, por sus siglas en inglés), el órgano regulador financiero de EE.UU., acusó a Goldman Sachs de fraude por su participación en una operación que reportó pérdidas por US$1.000 millones para sus clientes.

Lea: demandan a Goldman Sachs por fraude

BBC Mundo le explica cuáles son los cargos contra el mayor banco de inversiones del mundo.

Un negocio perfecto

En 2007, la entidad creó un complejo instrumento financiero conocido como Abacus.

Se trataba de una cartera de deuda hipotecaria vendida a bancos extranjeros, fondos de pensiones, compañías de seguros y fondos de alto riesgo (o hedge funds) con el asesoramiento de Goldman Sachs.

Por estos servicios la compañía cobró suculentas comisiones sin decir que también estaba asesorando a John Paulson -el dueño de otro fondo de alto riesgo- en las apuestas especulativas que este financista hacía contra esa misma cartera de deuda hipotecaria.

En resumen, Goldman Sachs aconsejaba comprar y vender el mismo producto, resaltando o minimizando ventajas y riesgos de acuerdo con quien fuera su interlocutor.

Lea: Goldman Sachs ganó US$3.460 millones

Según la SEC, el mismo Paulson había ayudado a crear el instrumento financiero que el banco vendió y contra el que Paulson apostaría obteniendo extraordinarias ganancias.

El color del dinero

En numeros contantes y sonantes, Paulson ganó US$1.000 millones, Goldman Sachs se llevó US$15 millones en comisiones y el resto perdió dinero a raudales.

Goldman Sachs negó toda irregularidad en el asunto, pero la SEC ya adelantó que no se trata de un caso aislado.

Image caption Acciones en picada.

Según sus investigadores, existe un amplio abanico de productos y transacciones de esta naturaleza.

El mecanismo de fondo es una de esas curiosidades que sólo pueden ocurrir en un mercado financiero desregulado.

En este mercado se pueden adquirir seguros de activos que uno no posee. En términos cotidianos sería como comprar un seguro para la casa de nuestro vecino apostando a que no va a poder pagar su hipoteca.

No sólo eso. Las entidades financieras pueden asesorar a algunos clientes en la compra de determinados paquetes financieros (resaltando sus beneficios) y a otros en la adquisición de seguros contra esos mismos productos (resaltando sus riesgos).

Repercusiones políticas

La demanda de la SEC se basa en que Goldman Sachs no les informó a sus clientes que John Paulson lo había ayudado a crear ese tipo de instrumento financiero contra el cual el financista apostaría lucrativamente.

Desde el punto de vista legal, habrá que ver si tiene suficientes pruebas para ganar el caso.

Pero para Goldman Sachs, el impacto va más allá de lo legal. En los mercados sus acciones registraron una caída del 12% desde la denuncia de la SEC. Y es que el banco vive de los inversores. Si estos no confían en la transparencia y honestidad de su asesoramiento, pierden su principal activo.

En términos políticos, este escándalo parece venirle como anillo al dedo a la reforma financiera impulsada por el presidente Barack Obama y empantanada en el Senado.

Obama ha insistido que es urgente aprobar una reforma: los detalles del caso Goldman Sachs en las pantallas de los hogares estadounidenses pueden ser un arma ideal para avanzar en el tema.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.