Testimonios: los griegos y la crisis

Con la crisis económica, los griegos -tanto en el sector privado como en el público- no ocultan su preocupación por la situación que vive el país y por cómo se verán afectados con el plan de austeridad propuesto por el gobierno a cambio del paquete de rescate de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La BBC le presenta testimonios de algunos de ellos.

Elias Eliandis, 47 años, funcionario desempleado, Atenas

Soy un funcionario desempleado tras haber sido despedido por la aerolínea Olympic Airways en diciembre.

Cuando la compañía cerró, con la consiguiente pérdida de 4.000 puestos de trabajo, la mitad de nosotros pudimos jubilarnos y el resto tenía derecho, por ley, a ser transferido a otro empleo en el sector público. Pero todavía estamos esperando.

Con 47 años era uno de los más jóvenes, pero tengo muy pocas esperanzas de conseguir un trabajo. Estamos viviendo de nuestros ahorros.

Creo que estas medidas de austeridad harán más daño que bien. Nos forzarán a pagar más impuestos en momentos en que nuestros salarios están bajando. El costo de la vida es alto, simplemente no tenemos suficiente dinero.

Deberían tomar los fondos de quienes lo robaron, de los altos funcionarios públicos. Están intentando recuperar el dinero de la gente equivocada.

Creo que el gobierno quiere hacer lo correcto, pero no parece que lo esté haciendo bien.

Si no estuviésemos en la zona del euro, probablemente habríamos quebrado como país.

Vasilis Papas, 43, bancario, Atenas

A pesar de que algunos están protestando en voz alta, la mayoría de los griegos comprende que necesitamos austeridad y medidas fiscales.

Pero estos planes no solucionarán la raíz de nuestros problemas: un Estado inflado e ineficiente.

A no ser que el gobierno griego haga reducciones radicales y deje de interferir en la iniciativa privada, la economía no se recuperará, el déficit no disminuirá y Grecia tarde o temprano quebrará.

Debemos de intentar mejorar la competitividad del sector privado.

Actualmente, si los sindicatos no pueden llegar a un acuerdo salarial con un empleador del sector privado, tienen derecho a acudir unilateralmente a un arbitraje. Éste suele favorecer a los empleados y de esta manera los sindicatos dictan sus términos a las empresas.

Creo que el gobierno debería aplicar las medidas fiscales que ha anunciado: aumento del IVA (Impuesto al Valor Agregado) y congelamiento de los salarios públicos. Pero no creo que aprueben una reforma estructural adecuada.

Está bien que formemos parte de la Unión Europea (UE). Temo que, con los políticos que tenemos, la situación hubiese sido peor si no estuviésemos en la zona del euro.

Michael Kakalelis, 47, empleado de un banco privado, Salónica

Comprendemos totalmente la necesidad de medidas fiscales del gobierno, aunque sean dolorosas.

Hace tiempo que eran necesarias para frenar la enorme expansión del sector público. La gente puede cobrar su pensión a los 50 años e incluso a los 45 años. Alguien tiene que pagar todo esto.

Pero es injusto tratar a todo el país como una empresa fallida. Nuestros políticos en Europa deberían ser más que contadores.

Hace por lo menos dos décadas que creemos que el Estado se reforma a sí mismo, pero ahora sabemos que no hizo nada así, que tenemos que empezar de cero.

Pienso que llegó el momento de dar más poderes a la UE, para que las políticas fiscales sean las mismas en todos lados.

Mucha gente acá creyó que estar en ese bloque suponía que si nuestros políticos no actuaban, la UE lo haría. Por desgracia esto no ha ocurrido.

Este gobierno al menos está intentando llevarnos por el camino correcto.

George Thetocatos, 88, jubilado, Salónica

Cuanto más acatemos las medidas de austeridad, antes nos recuperaremos. El gobierno no tiene otra alternativa.

Hasta hace seis meses apoyaba a la anterior gestión conservadora, pero ya no. No nos dijeron nada sobre lo que realmente estaba ocurriendo financieramente.

Por años, los gobiernos cedían a las exigencias de aumentos salariales y menos horas de trabajo. La gente se estaba jubilando a los 48 años. ¿Puede creerlo?

Si las leyes se aplicaran, todo iría bien. Pero las normas aprobadas en el Parlamento griego no suelen implementarse, sobre todo aquellas sobre las cuentas públicas.

Hace unos días, trabajadores sindicales en huelga en el puerto del Pireo evitaron que miles de turistas ricos desembarcaran de sus cruceros, así que no pudieron venir y gastar su dinero. Eso fue un duro golpe para nuestra economía.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.