Cierran aeropuertos europeos por ceniza volcánica

Aviones de British Airways en Heathrow
Image caption Heathrow y Gatwick no estarán operativos hasta al menos las 07.00 hora local (06.00 GMT) del lunes.

La llegada de una nube de ceniza procedente del volcán islandés Ejafjallajökull forzó el cierre este domingo de los dos principales aeropuertos de Londres, la capital británica.

Los aeródromos de Heathrow y Gatwick no estarán operativos hasta al menos las 07.00 hora local (06.00 GMT) del lunes, según informó la Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido (CAA, por sus siglas en inglés).

Además, los aeropuertos holandeses de Amsterdam Schipol y Rotterdam, los más importantes del país, permanecerán cerrados al menos durante ocho horas desde las 04.00 GMT del lunes.

La CAA británica indicó que los aviones están también en tierra en zonas de Escocia e Irlanda del Norte.

También están suspendidos los vuelos con origen o destino a Dublín, la capital irlandesa, al menos hasta el mediodía del lunes.

El departamento de Transporte del Reino Unido advirtió que es probable que las restricciones aéreas se mantengan en algunas partes del país hasta el martes.

Por otro lado, las restricciones a los vuelos se levantaron en los aeropuertos de Manchester, Liverpool, East Midlands, Birmingham y Norwich.

Lea: Multa a Ryanair por no ayudar a pasajeros

Actividad en aumento

La ceniza del volcán islandés Eyjafjalla ya desató el caos en el espacio aéreo europeo durante seis días en abril, provocando pérdidas millonarias y afectando a unos 10 millones de viajeros.

En las últimas semanas, diferentes nubes de ceniza volcánica han atravesado el Viejo Continente, obligando al cierre de aeropuertos en países como España, Francia, Alemania o Italia.

Según explicó el periodista de la BBC Simon Ponsford, los científicos han asegurado que la actividad del volcán está en aumento, aunque el impacto que ello pueda tener sobre la aviación es impredecible, ya que depende de la dirección que sigan los vientos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.