El iPhone del siglo XIX

Antiguo Teléfono
Image caption El servicio de noticias y teatro no era barato, en total podía costar lo mismo que tener un criado.

Los teléfonos inteligentes que utilizamos en la actualidad para recibir las últimas noticias, bajar música o compartir con amigos nuestras fotos y videos son productos de última tecnología, pero quizá los teléfonos del pasado -incluso los de fin de siglo XIX- también tenían su inteligencia o no eran tan "tontos" como podemos pensar ahora.

A finales de 1880, cuando los primeros teléfonos comenzaban a extenderse entre los hogares privilegiados, la gente tenía la posibilidad de acceder a una gran variedad de servicios, incluido escuchar opera en directo, servicios religiosos y noticias.

Francia, Hungría, Gran Bretaña y Estados Unidos fueron los primeros países en desarrollar el teléfono como un medio de difusión y comunicación en su sentido más amplio, una especie de pequeña estación de radio.

En Londres, estas antiguas aplicaciones del pasado eran ofrecidas por una compañía fundada a comienzos de 1890 llamada Electrophone.

La compañía concentraba los servicios de entretenimiento y religiosos que se proporcionaban a través de las redes de telefonía nacionales.

Misas por teléfono

Image caption Cinco años después de que Alexander Graham Bell inventara el teléfono, ya se transmitían óperas por este aparato.

Electrophone tenía su sede en el Soho de Londres, el corazón del barrio de los teatros, en donde la vida cultural de la capital británica se encontraba en pleno apogeo.

La compañía firmó un acuerdo con la Casa Real de Opéra británica para reproducir todas sus actuaciones e incluso transmitía misas desde las iglesias más conocidas, en directo.

Sin embargo, el intentó de retransmitir los debates de la Casa de los Comunes desde el Parlmento no tuvo mucho éxito.

El usuario levantaba el teléfono y le pedía a los operadores que le conectaran con Electrophone. Una vez que la conexión estaba establecida, pedía lo que quería escuchar.

Las posibilidades de pago también se hacían a la medida: a través de monedas que se insertaban en el teléfono o la cabina o si querían tener el servicio en casa se necesitaba pagar una suscripción.

Al precio de un sirviente

El historiador especializado en comunicación Neil Johannesen comentó a la BBC que el servicio no era barato.

"Se pagaba 5 libras al año y por ese precio dos personas podían utilizar los auriculares de teléfono. Era un evento social", señala Johannesen.

El historiador agrega que conseguir un tercer auricular costaba una libra más al año. Todo sumaba mucho dinero si pensamos que el servicio telefónico ya costaba 20 libras al año. En esos años, por ese mismo precio se podía tener un sirviente.

Image caption Los antiguos teléfonos eran más inteligentes de lo que creíamos.

El sonido llegaba a través de los micrófonos que se instalaban en los teatros, a lo largo del escenario principal, entre los focos de la luz.

"Si los actores se acercaban o se alejaban de los micrófonos eso ayudaba a crear una sensación de espacio, de esto es en directo, está ocurriendo ahora mismo", recuerda John Liffen del Museo de Ciencia británico.

En el caso de las iglesias y las misas retransmitidas, los micrófonos se camuflaban con forma de biblia.

Ya en 1881, sólo cinco años después de que Alexander Graham Bell inventara el teléfono, dos actuaciones desde las casas de ópera en París se habían transmitido en directo.

Pero los servicios más avanzados se desarrollaron en Budapest, donde la compañía Telefon Hirmondo ofrecía lo que hoy reconoceríamos como un servicio de radio: un día entero de emisión con boletines actualizados al minuto, servicios de noticias, sección dedicada a las artes, todo ofrecido por una larga plantilla de especialistas.

El fin

La llegada de la radio en 1920 supuso la muerte de Electrophone. La BBC abriría su primera emisora en 1922 en Londres.

Sólo 30 años después de comenzar sus servicios Electrophone se vio obligado a cerrar al sufrir una dramático descenso de sus audiencias.

No fue hasta muchos años después cuando internet apareció en escena para ofrecer de nuevo una réplica de los servicios disponibles hace un siglo también a través de una línea telefónica.

Los teléfonos modernos nos permiten bajarnos música o recibir noticias a poco coste.

Pero Electrophone llegó allí mucho antes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.