Google seguirá en China: ¿quién ganó?

Una persona camina junto a las oficinas de Google en China
Image caption China puede representar para Google hasta el 17% de sus ingresos.

Google informó este viernes que el gobierno de China le renovó la licencia para seguir operando como proveedor de contenidos de internet en el país.

Una portavoz de la empresa aseguró a los medios de comunicación que estaban felices por la decisión y que esperaban seguir ofreciendo búsquedas y productos locales a los internautas chinos.

El anuncio puso fin a semanas de especulación en las que se pensaba que el gigante de la red podría perder el permiso para operar en suelo chino.

La decisión del gobierno chino parece indicar que, al comparar músculos, el país asiático salió ganando.

Al prometer "obedecer la ley" en su solicitud de renovación de licencia, el buscador estadounidense dejó implícito que no retará más a Pekín mostrando resultados sin censura.

Google ya había manifestado un cambio de actitud cuando dejó de redireccionar a los internautas chinos a su buscador en Hong Kong.

Lo que no se sabía es si eso era suficiente para las autoridades chinas.

¿Qué gana Google?

La empresa de internet no podía darse el lujo de abandonar el mercado de internet más grande del mundo, con más de 400 millones de internautas que podrían convertirse en 900 millones para el 2013, según la consultora eMarketer.

Mantiene así su presencia global en la red sin poner en jaque a otros de sus negocios -particularmente el sistema operativo para celulares, Android- en China.

Google no es el buscador más popular en el país. Baidu, una empresa local, tiene más del 60% del mercado de búsquedas y se cree que ganó un 5% más cuando su rival estadounidense comenzó su batalla contra el gobierno de Pekín.

Lea también: Cinco países donde Google no es el líder

"Baidu es muy popular entre los usuarios chinos, sobre todo porque les otorga un servicio local, pero también su éxito se explica por las políticas gubernamentales que suelen favorecerlos", le dijo a BBC Mundo Raymond Li, periodista del servicio chino de la BBC.

Pero a pesar de ocupar la segunda posición, se estima que el mercado chino otorga a Google unos US$500 millones de sus ganancias, frente a los más de US$23.000 millones que recibe en el nivel global.

La cifra anterior puede no parecer mucho... ahora. La empresa Enders Analysis considera que Google podría ganar entre 2010 y 2015 de US$2.000 millones a US$4.000 millones en el país, lo que equivaldría a hasta el 17% de sus ganancias totales.

Pero además, al abandonar su enfrentamiento con el gobierno chino en lo que a su buscador se refiere, la empresa de Estados Unidos se abre otras puertas.

Eric Schmidt, su presidente ejecutivo, ha repetido en innumerables ocasiones que el futuro de la estrategia de la compañía es móvil. Google apostará por el negocio de los teléfonos celulares con Android y los ingresos por publicidad que estos pueden generarle en el gigante asiático.

¿Qué pierde?

Image caption Así se ve la página de Google en China, con un enlace a su sitio en Hong Kong.

Durante meses, el gobierno chino y la empresa estadounidense han estado envueltos en una disputa sobre el control de la red.

Cuando el buscador ingresó al país, recibió fuertes críticas de quienes consideraban que, al censurar los resultados de búsqueda, estaba yendo en contra de su lema: "No seas malvado". Pero en su momento, la firma pensó que era mejor mostrar algo de información a los usuarios chinos, que no mostrar nada.

Las cosas cambiaron cuando Google recibió ataques cibernéticos provenientes del país asiático. El buscador dejó de censurar los resultados redirigiendo automáticamente a los usuarios a su sitio en Hong Kong, donde no hay filtros. Además, retiró a sus empleados del área de búsquedas del país.

Para muchos, esto representó lo que el buscador debió hacer hace tiempo: enfrentarse a las autoridades chinas por sus políticas de censura.

Pero el gusto duró poco. Parece claro que Google ha preferido el negocio por encima de su lema de no ser malvado. La reputación de la empresa como una adalid de buenas causas puede sufrir un tropezón.

Desde 1993, las autoridades chinas han regulado con leyes el acceso a internet y cada vez establecen más normas de control que deciden lo que se puede ver en la red y lo que es censurado.

China gana y no pierde

Image caption Al parecer, la principal estrategia de Google en el país se centrará en los celulares con Android.

China se tomó las cosas con calma. En vez de reaccionar en forma inmediata, demoró varios días para analizar la petición de Google antes de emitir una opinión.

Está claro que, por sus leyes, el país continuará filtrando resultados de búsquedas en internet y también que Google se comprometió a obedecer dichas reglas.

Pero China evita también un conflicto político. Google es una de las empresas consentidas de la administración de Barack Obama y cualquier intento por sancionar a la compañía podría haber enfríado aún más las relaciones entre ambos países.

El presidente chino, Hu Jintao, viajará pronto Estados Unidos y no le vendrá mal realizar la visita sin tener encima el problema de Google.

Por eso, es probable que a pesar del escándalo inicial las aguas retomen su curso en un futuro cercano.

El resultado del enfrentamiento es evidente. Google seguirá haciendo negocios en China y Pekín seguirá censurando la red.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.