Una Bélgica en crisis preside una UE en crisis

Yves Leterme
Image caption El primer ministro belga saliente se encargará de la presidencia rotativa de la UE mientras no tenga sustituto

Bélgica asumió este jueves el desafío de presidir durante seis meses una Unión Europea (UE) en crisis económica, a pesar de que el propio país vive una crisis política mayor y tiene dificultades para formar un nuevo gobierno.

Funcionarios belgas niegan que la situación política de su país pueda afectar la actividad de la UE y transmitir un mensaje de debilidad a un bloque de 27 países acosado por los mercados y las deudas.

Vea: La crisis europea en gráficos

"Vamos a ser capaces de manejar la crisis europea junto con otros gobiernos", aseguró Bernard Bulcke, portavoz de la misión de Bélgica ante la UE, en diálogo con BBC Mundo.

Bulke sostuvo que casi todos los partidos políticos belgas son pro europeos y replicó que "todos los gobiernos en Europa y en el mundo ahora tienen grandes dificultades" debido a sus economías.

"Incluso el gobierno alemán, en este momento, es un gobierno débil" y "en Francia hay un cuestionamiento cada vez mayor contra (el presidente Nicolas) Sarkozy", dijo.

Sin embargo, hasta el simbolismo de la crisis belga parece importante para Europa.

"Ejemplo de desunión"

Bélgica es un país que alberga instituciones importantes del continente como la Comisión Europea. De hecho, en 1958 el país fue el primero en ejercer la presidencia de turno del Consejo de la UE, que ahora reasume.

Pero el país se encuentra partido por diferencias políticas y lingüísticas, entre las comunidades flamenca, mayoritaria con seis millones y medio de personas, y la francófona, de cuatro millones de habitantes y más pobre.

Las cosas parecieron complicarse con las elecciones de junio, en las cuales triunfaron los independentistas flamencos.

Lea: Bélgica, en la cuerda floja tras las elecciones

El nuevo gobierno debería surgir de un pacto entre al menos cuatro partidos que logren una coalición mayoritaria entre flamencos y francófonos, lo que hasta ahora resulta esquivo.

Mientras tanto, sigue en funciones el gobierno saliente de Yves Leterme, que deberá encargarse de la presidencia rotativa de la UE mientras no tenga sustituto, algo que nadie cree que ocurra antes de fin de septiembre.

"La crisis belga lanza una señal muy difícil para Europa", observó Jean Paul Marthoz, miembro del Instituto Europeo sobre Paz y Seguridad (GRIP), en conversación con BBC Mundo.

"Hay un país que tiene que hablar de temas de solidaridad, de unión, de cooperación, y al mismo tiempo está dando un ejemplo de desunión", agregó Mathoz, también columnista de relaciones exteriores del diario Le Soir, en Bruselas.

"Programa europeo"

Image caption Analistas destacan que los funcionarios belgas tienen una larga experiencia de trabajar a nivel europeo.

A diferencia de España, que ejerció la presidencia rotativa de la UE en el semestre anterior con grandes proyectos, Bélgica ha tratado de bajar las expectativas de su gestión, que el propio Meterme definió como "modesta".

"No nos gusta hablar de prioridades", dijo Bulcke. "No hay un programa belga en la agenda sino un programa europeo (…). Nosotros dirigimos las reuniones del Consejo (de la UE) y tratamos de facilitar acuerdos".

Sin embargo, a Bélgica le ha tocado ejercer esta función cuando el continente discute con discrepancias si es necesario crear un "gobierno económico" en el bloque para coordinar mejor sus políticas presupuestales.

Además, hay planes de aumentar las regulaciones financieras y buscar una mayor concertación impositiva, mientras los recortes presupuestales recorren el bloque.

Todo esto requerirá acuerdos difíciles de alcanzar.

Algunos creen que la crisis belga dejará un mayor margen de maniobra para el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, que también es belga y cuyo cargo fue creado en noviembre con el Tratado de Lisboa.

Pero Bulke y Marthoz recuerdan que los funcionarios belgas en general tienen una larga experiencia de trabajar a nivel europeo y buscar acuerdos. "Eso puede amortiguar un poco el peso de la crisis", dijo el segundo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.