Ecuador recurre a vigorosa inversión china

El gobierno ecuatoriano apuesta a una fuerte inversión china para el financiamiento de obras en sectores estratégicos de la economía nacional.

Image caption Correa busca un nuevo crédito con China.

Quito negocia en estos días un crédito por US$1.000 millones con un banco chino que se suma a otros acuerdos millonarios suscritos con el gigante asiático desde el año pasado, cuyas características han puesto a diversos analistas a discutir cuál es el precio de acercarse a China.

En julio de 2009, Ecuador suscribió un contrato de venta anticipada de petróleo con Petrochina por US$1.000 millones. Una segunda operación financiera se produjo el 2 de junio de este año cuando el gobierno de Rafael Correa firmó un crédito por US$1.682 millones con el Eximbank de China para la construcción del mayor proyecto hidroeléctrico del país, Coca Codo Sinclair, a cargo de la empresa china Sinohydro Corporation.

El 14 de julio pasado, la Secretaría Nacional de Planificación firmó con la empresa china CAMC Engineering un acuerdo para desarrollar proyectos estratégicos en Ecuador por un monto potencial de US$1.000 millones.

Ahora el gobierno ecuatoriano busca, esta vez con el Banco de Desarrollo de China, el nuevo crédito de US$1.000 millones. Las condiciones del préstamo están en negociación y han sido mantenidas en reserva. Aunque los medios locales advierten que el nuevo préstamo sería respaldado con venta de crudo ecuatoriano el ministro de Finanzas, Patricio Rivera, ha negado que el país vaya a pagar el crédito con petróleo.

Pero este préstamo no es lo único que está en negociación con China. Eximbank ha mostrado su interés en financiar la construcción del proyecto hidroeléctrico Sopladora, que requeriría una suma de US$600 millones, y que estaría a cargo de la firma china Gezhouba.

Condiciones

A decir del analista económico Bernardo Acosta, la relación financiera y de inversiones que en el último año han desarrollado Ecuador y China surge de la necesidad del gobierno ecuatoriano de solventar los problemas de financiamiento y de inversión que tiene el país andino, así como un déficit presupuestario que bordea los US$4.000 millones.

Acosta le dijo a BBC Mundo que la debilidad económica del país "se refleja ahora a través de una dependencia de los recursos chinos".

El acercamiento a China lleva consigo condiciones que incluyen, ratifica el analista, el pago de intereses altos por los préstamos otorgados, así como el requerimiento de que créditos concedidos por bancos chinos sean para obras ejecutadas por empresas del país asiático.

En el caso del crédito para el proyecto Coca Codo Sinclair, la tasa de interés es del 6.9% a 15 años plazo. "Es un interés alto. Si el gobierno ecuatoriano acudiera al Banco Mundial o al Banco Interamericano de Desarrollo es probable que consiga préstamos con plazos más largos y tasas de interés más bajas", señaló Acosta.

El analista lamentó que aunque el gobierno de Rafael Correa ha criticado los requerimientos planteados en el pasado al país por organismos multilaterales de crédito, "ahora se tenga que aceptar peores condiciones".

"Ganar y ganar"

Los acuerdos financieros entre Ecuador y China son considerados por el embajador de China en Ecuador, Cai Runguo, como de mutuo beneficio.

Image caption Para Runguo, ambos países se benefician.

En diálogo con BBC Mundo, Runguo dijo que con tales convenios Ecuador logra financiar proyectos en áreas estratégicas como la eléctrica, mientras que las empresas chinas obtienen "ganancias y experiencias de operación fuera de su país", en un esquema de "ganar y ganar para ambas partes".

El embajador defendió las tasas de interés otorgadas por los bancos chinos. "No se puede confundir créditos comerciales con aquellos ofrecidos por entes financieros internacionales", manifestó Runguo, y señaló que no es fácil encontrar fuentes de financiamiento para créditos por montos elevados como el requerido para Coca Codo Sinclair.

Se espera que un importante contingente de personal técnico chino arribe a Ecuador para el desarrollo de diversos proyectos. Así lo corroboró Runguo, pero resaltó que "si vienen 100 chinos, ellos pueden crear 500 empleos locales".

A decir del diplomático, la inversión china en Ecuador se enmarca en el interés del país asiático por América Latina. Los vínculos con Pekín, no obstante, no están libres de ciertas polémicas. Mientras en Ecuador se discute en torno a las condiciones de los créditos chinos, en Argentina meses atrás aparecieron controversias en torno a la compra china de soja.

En cualquier caso, el embajador Runguo insistió en que "China pone mucha importancia en la cooperación con América Latina".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.