EE.UU.: nadie quiere monedas de un dólar

Nuevas monedas de un dólar.
Image caption Estas monedas podrían ahorrarle entre 500 y 700 millones de dólares al año al gobierno.

El gobierno de Estados Unidos tiene amontonados US$1.100 millones de dólares en monedas de un dólar en bóvedas secretas en todo el país. Si se pudieran apilar todas estas monedas, se cubriría una distancia siete veces mayor a la que hay entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.

La otra cosa es que al gobierno estadounidense se le están agotando los lugares de almacenamiento y, sin embargo, las sigue produciendo.

Lo que es peor: desde que el programa de acuñación comenzó, el gobierno estadounidense ha gastado US$30 millones sólo en promover las monedas, pero sin mucho éxito.

La explicación está en una ley, aprobada en 2007, que autorizaba una nueva serie de monedas de US$1 para conmemorar a presidentes desaparecidos.

Así, ya estampados en millones de piezas de ocho gramos de una aleación de bronce y manganeso, se encuentran los rostros de mandatarios que ya nadie recuerda, como Franklin Pierce, e ineficientes ejecutivos como James Buchanan, cuya incompetencia, afirman los historiadores, condujo al país a la guerra civil.

Resistencia popular

El Congreso aprobó la ley a pesar de las evidencias de que a los estadounidenses jamás les han gustado las monedas de un dólar.

Image caption Los transportistas de dinero esperan que su uso se generalice.

En las transacciones comerciales en que se ve envuelta la moneda de marras se da una situación "peliaguda", según lo identificado por la Casa de la Moneda. El comprador teme que el cajero no la acepte y los cajeros tienen miedo de que el comprador no la reciba en su vuelto.

También se ha identificado un círculo vicioso: los minoristas no mantienen estas monedas porque no ven que los consumidores estén dispuestos a utilizarla, mientras que los consumidores no utilizan las monedas porque los comerciantes no las mantienen.

Y el círculo vicioso se agranda porque los transportistas de dinero y los bancos no están dispuestos a lidiar con las monedas hasta que su uso no se haya generalizado.

Para los bancos, las monedas de un dólar son asunto de coleccionistas, pero hasta los coleccionistas reclaman cuando las reciben.

La ley

La ley promulgada requiere que la Casa de Moneda emita cuatro nuevas caras presidenciales al año, incluso cuando se sabe que la mayor parte de las monedas del año anterior se encuentran almacenadas.

La Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, le ha advertido al congreso respecto al costo creciente del almacenamiento, pero declinó entregarle cifras a la BBC.

Sólo otra ley del Congreso podría detener el almacenamiento de monedas, ya sea deteniendo su producción o eliminando los billetes de un dólar. Todo esto se ve muy lejano, dado el ambiente radicalizado que se vive en esa instancia legislativa.

Ahorro

Estados Unidos es el único país del G8 cuya unidad monetaria básica, el dólar, circula en papel.

Image caption El consumidor cree que la tienda no aceptará la moneda, mientras que la tienda supone lo mismo del cliente.

Fuentes estadounidenses y expertos en numismática hacen notar que Australia, Gran Bretaña, Canadá y Japón introdujeron monedas en denominaciones similares, pero sólo después de eliminar los billetes.

Según el corersponsal de la BBC en Estados Unidos, Daniel Nasaw, dado que una moneda puede durar cuatro décadas, mientras que un billete sólo dura unos cuantos años, el reemplazo del billete de un dólar por una moneda podría ahorrarle a Estados Unidos US$500millones a US$700 millones por año.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.