EE.UU.: Bernanke anticipa un nuevo empujón a la economía

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de EE.UU.
Image caption Bernanke dijo que los niveles de desempleo y la baja inflación están detrás de sus argumentos.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Ben Bernanke, ha abierto la puerta hacia la posibilidad de una nueva ronda de inyección monetaria.

"Parecería que, permaneciendo el resto de las cosas igual, se dan las condiciones para tomar más acciones", dijo en una conferencia en Boston.

Se espera que la Fed haga un movimiento para comprar bonos del gobierno estadounidense con el fin de bajar los costos de endeudamiento en su próxima reunión el 3 de noviembre.

Bernanke dijo que los niveles de desempleo y la baja inflación están detrás de sus argumentos. Sin embargo, algunos colegas de la Fed han expresado puntos de vista mucho más agresivos.

El experto en economía de la BBC, Andrew Walker explicó que "en su discurso Bernanke reconoció que la economía esta creciendo con menos vigor de lo que a él le gustaría. Dijo que la recuperación en el mercado laboral es dolorosamente lenta".

Sin fecha

Bernanke se cuidó de no adelantarse a las tasas de interés que serán fijadas por el banco central el próximo mes.

En su discurso, no dio ninguna indicación sobre de la medida o la fecha de una nueva inyección monetaria. Pero sí confirmó que era probable apuntar hacia los bonos del gobierno de EE.UU..

Ya anteriormente, la Fed compró miles de millones de dólares en deudas hipotecarias estadounidenses.

Doble mandato

Bernanke advirtió que el desempleo prolongado podría poner en riesgo la recuperación, mientras que la tasa de inflación ha mostrado una tendencia a la baja.

La Reserva Federal tiene un doble mandato de mantener la estabilidad de precios e incrementar el empleo.

Bernanke desestimó la opinión de algunos de sus colegas sobre que el alto desempleo es "estructural" en naturaleza — por ejemplo porque los trabajadores de EE.UU. no tiene las cualificaciones necesarias para los empleos disponibles — y por lo tanto es algo que la Fed no puede resolver.

En cambio, ubicó la culpa del persistente alto nivel de desempleo en la fuerte contracción de la demanda en la economía — algo que la inyección monetaria debería mejorar.

También planteó la preocupación de que la tasa de inflación estuviera cayendo por debajo de lo que él consideraba compatible con el mandato de la Reserva Federal.

Dijo que algunas medidas sugieren que la tasa subyacente de inflación —que ignora la volatilidad de los precios a corto plazo— podría haber caído al 0.5% en los últimos meses.

La mayoría de los analistas creen que la Fed se dirige a una tasa del 2%.

El discurso no contenía grandes sorpresas para los mercados, ya que gran parte repite puntos de vista expresados en la última reunión de la Fed.

El dólar cayó un 0,3% ante las principales monedas tras la publicación de su discurso, antes de recuperarse con fuerza cuando las ventas minoristas —más fuertes de lo esperado— fueron anunciadas 15 minutos después.

Contenido relacionado