El precio del trigo preocupa a la FAO

El repentino aumento de los precios internacionales del trigo a raíz de la sequía en Rusia preocupa a quienes vigilan la oferta de alimentos a nivel mundial.

Image caption La sequía el Rusia generó un fuerte aumento del trigo.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) recientemente convocó una reunión para discutir el tema el próximo 24 de septiembre.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, anunció al comienzo de este mes que está considerando extender la prohibición de la exportación de granos impuesta el 15 de agosto hasta haber recolectado la cosecha del año que viene, es decir, hasta mitad de 2011.

En principio, estaba previsto que esa prohibición concluyera el 31 de diciembre.

La preocupación va más allá del trigo.

Además de la subida del trigo "el aumento en los precios del azúcar y las semillas oleaginosas también tuvieron su influencia", agregó la FAO.

Escasez en Rusia

En Rusia la ola de calor que afectó la cosecha del trigo ha generado aumentos en los precios de los alimentos.

Se estima que la cosecha rusa de este año sería de aproximadamente 60 millones de toneladas, muy inferior a los 80 millones de toneladas que se necesitan para el consumo interno, según analistas.

Otros importantes productores de ese grano también tienen un problema de escasez. Los precios del trigo en los contratos a futuro se han incrementado en más de un 50% desde julio.

El economista de la FAO, Abdolreza Abassian, dijo que la decisión rusa de extender la veda a las exportaciones prolongaría "la volatilidad y ansiedad en los mercados".

Sin embargo la entidad de la ONU estima que la situación no es tan grave como la crisis alimentaria que se vivió hace dos años.

Alimentos más caros

El Índice de Precios de los Alimentos de la FAO (FFPI, por sus siglas en inglés) giró en torno de 176 puntos en agosto, casi nueve puntos más que en julio, según la FAO.

"El aumento - del 5% - motivó que el índice alcanzara su valor más alto desde septiembre de 2008, si bien fue todavía un 38% inferior al máximo de junio de 2008", según un comunicado del organismo.

Los precios son más bajos, la producción es más elevada y hay abundantes existencias en comparación con el período de 2007-2008, cuando se produjeron disturbios vinculados a la escasez de alimentos.

Sin embargo la actual situación "sí destaca un gran problema: un gran país exportador con una gran influencia en el mercado puede tomar decisiones unilaterales que ocasionan trastornos en el mercado".

Argentina y México

En América Latina los exportadores de trigo de Argentina y México esperan beneficiarse de los precios elevados.

En Argentina, un país que el año pasado produjo 7,5 millones de toneladas de trigo, se incrementó "el área sembrada que, en un año, pasó de 2,5 millones de hectáreas a poco más de 4 millones de hectáreas", según la Sociedad Rural Argentina.

Sin embargo los productores argentinos sostienen que las retenciones a los ingresos por las exportaciones agrícolas han desalentado al sector.

En México, con una producción de más de 4 millones de toneladas, las perspectivas de los exportadores son muy optimistas.

"A nosotros nos beneficia. Los productores se están preparando para el siguiente ciclo de 2010-2011 con todo porque están viendo lo que está pasando a nivel mundial", señaló a BBC Mundo César Martín Armenta, investigador Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) en Ciudad Obregón, Sonora.

Consumidores

Para grandes consumidores netos como Brasil, donde la producción local sólo cubre la mitad de los 10 millones de toneladas de trigo que se consume, el panorama es más complicado.

Los analistas estiman que la competencia en los mercados impedirá que los altos precios impacten a los consumidores. Los comerciantes y productores lo pensarán dos veces antes de repasar los aumentos en el costo de la materia prima.

Algunas de las grandes empresas del sector de alimentos han firmado contratos a futuro a precios menores que las cotizaciones en los mercados internacionales.

Los aumentos probablemente tendrán mayores repercusiones en países en vías de desarrollo, donde el costo de la comida es el componente más importante del presupuesto del hogar.

En Mozambique siete personas murieron esta semana tras protestas contra el incremento de 30% en los precios del pan.

"Los precios de los alimentos, especialmente del trigo, son muy importantes para la seguridad alimentaria e inclusive para la estabilidad política de algunos países", agregó Abbassian.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.