Rusia: atentan contra un tren

Investigadores y trabajadores de rescate se ven en medio de los restos del tren
Image caption Todavía hay 18 personas desaparecidas.

Las autoridades rusas aseguran que la explosión de una bomba ocasionó el descarrilamiento de un tren de pasajeros que iba de Moscú a San Petersburgo, dejando un saldo de al menos 26 muertos y casi 100 heridos.

Así lo indicó este sábado Alexander Bortnikov, jefe del servicio interno de inteligencia ruso, conocido como FSB, en referencia al incidente ocurrido en la noche del viernes.

Bortnikov señaló que se trató de un artefacto casero que contenía el equivalente a siete kilos de TNT.

Cientos de miembros de los equipos de rescate han estado trabajando en la escena, y Richard Galpin, corresponsal de la BBC en Moscú, dice que 18 personas siguen desaparecidas. Muchos de los heridos se encuentran en estado crítico.

La Fiscalía ya abrió una causa penal de terrorismo y posesión ilegal de explosivos tras el incidente.

Hasta ahora no ha habido ninguna reivindicación por la responsabilidad del ataque.

Lea: Ataque hace revivir los temores rusos

"Posible acto de terrorismo"

El descarrilamiento se registró a las 21:37 del viernes, hora local, (18:37 GMT) cuando el llamado "Neva Express" viajaba entre Aleshinka, en la región de Tver, y Uglovka, en la región de Novgorod, dijo un portavoz de la empresa de trenes a la agencia rusa Interfax.

Image caption En el tren viajaban más de 600 personas.

Entre pasajeros y tripulación, en el tren -que alcanza una velocidad de hasta 200 kilómetros por hora- viajaban 682 personas.

El tramo Moscú-San Petersburgo es uno de los de mayor tráfico en el país y la noche del viernes es un momento de hora pico.

Durante toda la noche equipos de rescate han estado trabajando en el sitio del descarrilamiento, a unos 25 kilómetros de la ciudad de Balogoye.

La agencia Ria-Novosti informó que dos aviones con equipo médico y de emergencia, más personal especializado, fueron enviados al lugar para montar un hospital móvil.

Varios testigos, entre ellos el conductor del tren, dijeron haber escuchado un fuerte estallido justo antes del descarrilamiento de los cuatro vagones posteriores del tren.

Investigadores informaron del hallazgo de un cráter de un metro de diámetro junto a las vías, lo que sumó especulaciones sobre una posible explosión.

El incidente había sido catalogado de "posible acto de terrorismo" por el jefe de Ferrocarriles Rusos.

En agosto de 2007, el estallido de una bomba junto a las vías de esa misma línea, hizo que un tren se saliera de la vía causando heridas a más de 30 personas.

Se estima que en esa ocasión, los daños ocasionados por el atentado fueron de más de US$10 millones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.