Fritzl se declara culpable

Josef Fritzl en los tribunales de Austria.
Image caption Fritzl se cubrió con una carpeta azul en su primer día en la corte.

Josef Fritzl, el hombre que encerró a su hija en un sótano durante 24 años y que engendró siete hijos con ella, se declaró culpable de violación e incesto, pero negó los cargos de esclavitud y asesinato en conexión con la muerte de uno de los bebés.

Fritzl dio su declaración poco después de darse inicio al juicio en la localidad de St. Poelton, al occidente de Viena.

El acusado entró cubriéndose el rostro con una carpeta azul y bajo estrictas medidas de seguridad.

Según el corresponsal de la BBC, Steve Rosenberg, Fritzl no quería que el mundo viera su cara y tomó asiento en la sala todavía sosteniendo la carpeta en alto.

Cuando ingresaba al tribunal, los periodistas que estaban allí esperándolo trataron de arrancarle algunas palabras, preguntándole si esperaba un juicio justo. Fritzl no pronunció palabra.

Interés mediático

Otra corresponsal de la BBC en St Poelton, Bethany Bell, dice que el proceso ha sido denominado como "el juicio del siglo" y ha atraído el interés de los medios locales y extranjeros.

Fritzl enfrenta los cargos de incesto, violación, coacción, esclavitud, privación de libertad y asesinato. La acusación de asesinato es en relación con la muerte de un bebé mellizo que murió en el sótano poco después de nacer.

Los fiscales sostienen que la criatura hubiera sobrevivido de haber recibido atención médica.

Si se le encuentra culpable de este cargo, Fritzl recibiría cadena perpetua.

Sin embargo, algunos peritos legales aseguran que es difícil que la fiscalía consiga una condena por asesinato debido a que el paso del tiempo ha borrado cualquier evidencia concreta. Según la policía, Fritzl incineró el cadáver de la criatura.

También se cuestiona el cargo de esclavizamiento - el primero en Austria- debido a que su definición legal se relaciona más bien con la explotación en el trabajo.

A puerta cerrada

Toda la evidencia del juicio será producida a puerta cerrada, sin la presencia de la prensa o el público, para proteger la privacidad de la familia.

La evidencia incluye horas de testimonio grabado por la hija que se encuentra al centro del caso.

Los detalles editados del proceso serán luego distribuidos a la prensa cada día por la tarde.

Se espera que el juicio dure apenas una semana y que el jurado de ocho personas emita su veredicto el viernes.

"Amaba a su hija"

En una entrevista reciente, el abogado de Frizl, Rudolf Mayer, señaló que su defendido amaba a su hija, Elizabeth, "a su manera", es decir, de acuerdo con los dictados de las duras experiencias de la propia niñez de Frizl, que no eran otros que el uso del poder y la coerción.

Los mismos fiscales aceptan que en Frizl hay un "altísimo grado de anomalía intelectual y emocional", por lo que su más que probable condena, al término de los cinco días del juicio, la tendrá que cumplir en alguna instalación siquiátrica especial, para que pueda ser ayudado sicológicamente.

Las víctimas de Frizl comenzaron a recuperarse en un hospital psiquiátrico y hoy se encuentran en un lugar cuyo nombre se mantiene en reserva.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.