Al-Bashir: buscado, pero no arrestado

El presidente de Sudán, Omar al-Bashir.
Image caption El presidente de Egipto, le dio la bienvenida a al-Bashir.

El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, realizó su segundo viaje a Egipto a pesar de la orden de arresto que la Corte Penal Internacional (CPI) emitió en una su contra por presuntos crímenes de guerra en laz región sudanesa de Darfur.

Al-Bashir fue recibido en el aeropuerto de El Cairo, por su homólogo egipcio, Hosni Mubarak.

El mandatario sudanés ya había visitado el lunes a Eritrea y además tiene planeado asistir a la cumbre de la Liga Árabe que se realizará esta semana en Qatar.

Ninguno de los tres países mencionados ha suscrito el estatuto que creó la CPI, que obliga el arresto de acusados una vez dentro del territorio de los países miembros, por lo tanto no están obligados a cumplir con sus dictámenes.

Sin embargo, una vez que el mandatario sudanés entre en espacio aéreo internacional, podría correr más riesgo de ser detenido.

Egipto y Sudán mantienen estrechos lazos políticos, según informó Yolanda Knell, de la BBC en el Cairo.

Knell indicó que, de acuerdo con funcionarios sudaneses, el objetivo principal del viaje de al-Bashir es discutir los detalles de los estatutos de la CPI, luego de la solicitud de Egipto al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que suspenda la orden de arresto.

Lea: Al-Bashir "extermina refugiados"

"Sin provisiones"

Un informe conjunto elaborado por la ONU y el gobierno sudanés estima que en mayo, más de un millón de personas en Darfur se quedarán sin provisiones de alimentos a menos que se permita el ingreso de organizaciones de ayuda humanitaria.

También advierte que en dos semanas podría existir un grave desabastecimiento de agua.

Las afirmaciones se dieron luego de la expulsión de 13 de las mayores organizaciones de asistencia internacional del territorio sudanés, la mayoría de ellas con base en Darfur.

Ameerah Haq, coordinador de asuntos humanitarios en Jartum, la capital de Sudán, dijo que por el momento las necesidades básicas están cubiertas.

Sin embargo, según afirmó, "el hambre comienza a acercarse. A menos que Programa Mundial de Alimentos de la ONU encuentre nuevos socios de colaboración, la gente no recibirá sus raciones de alimento".

Se estima que el conflicto armado en Sudán ha costado la vida a 1,5 millones de personas.

La ONU calcula que tan solo en Darfur, más de dos millones de personas han huido de sus hogares y más de 200.000 han muerto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.