Victoria para trabajadores latinos

Migrantes campo
Image caption Esta es la última de una serie de acuerdos extrajudiciales en California que incluyó a trabajadores ruales.

Miles de obreros de la construcción comenzarán esta semana a recibir sus cheques de compensación a cuenta de presuntas violaciones a las leyes laborales de California por su empleadores.

Las indemnizaciones llegan tras un acuerdo extrajudicial para poner fin a una demanda colectiva iniciada en 2006 por deducciones ilegales, pagos inferiores al mínimo estatal y el no reconocimiento de horas extra.

El arreglo adjudicó US$8,5 millones a algo más de 3.100 trabajadores -la mayoría de ellos inmigrantes hispanos- independientemente de su estatus legal en el país.

Para Gladys Limón, una de los patrocinadores de la demanda en nombre del Fondo Mexicano-Estadounidense para la Educación y la Defensa Legal (Maldef, por sus siglas en inglés), este desenlace envía un fuerte mensaje a los empresarios.

"Demuestra que hay trabajadores dispuestos a no tolerar los abusos y que hay leyes que sí los protegen y garantizan sus derechos laborales", dijo la abogada a BBC Mundo.

Vulnerables

Agricultura y construcción son los sectores donde más a menudo se registran violaciones en la condiciones de empleo en Estados Unidos.

Trabajadores con situaciones migratorias irregulares y un índice de desempleo que en marzo trepó al 11,4% para los hispanos -muy por encima de 8,8% nacional- generan condiciones propicias para la existencia de abusos.

Las empresas demandas -todas subsidiarias de Masco Corporation, una de las mayores proveedoras de servicios para la construcción en Estados Unidos- operan una veintena de centros de trabajo en el estado de California.

Los demandantes alegaron en el reclamo que sólo les reconocían las horas trabajadas desde la llegada a la obra, excluyendo el tiempo que pasaban en la empresa cargando materiales y herramientas y el viaje al sitio de la construcción en vehículos de la compañía.

También denunciaron salarios por debajo del mínimo legal establecido (US$6,75 la hora en 2002, cuando se inició la demanda, y US$8 hacia el final del período, en 2008).

Masco Corporation declinó hacer comentarios sobre el arreglo judicial, que expresamente no presupone admisión de culpabilidad por parte de la compañía.

Con o sin documentos

Image caption Alrededor de un 40% de la fuerza laboral en California son inmigrantes. No se sabe cuántos ilegales.

El administrador judicial del acuerdo, quien se encargó de calcular los pagos a cada uno de los demandantes en función de su antigüedad y el tipo de trabajo que realizaba, iniciará esta semana el reparto de las compensaciones.

Esta indemnización a trabajadores inmigrantes es la última en una serie de acuerdos recientes en California que incluyen una de US$1,28 millones a 650 empleados de la industria láctea en el Valle Central y otra por US$400.000 a trabajadores rurales indígenas mexicanos en el área de San Diego.

Según los últimos datos censales disponibles, se estima que alrededor de un 40% de la fuerza laboral en el estado es provista por inmigrantes.

En todos estos casos es difícil saber cuántos de los beneficiados son indocumentados pues no es ésta una información requerida para iniciar el reclamo.

El Código Civil de California establece que para la aplicación de las leyes laborales "el estatus migratorio de una persona es irrelevante".

En el caso de la demanda contra las subsidiarias de Masco Corporation, Gladys Limón admitió que "sí sabemos que muchos tienen algún tipo de situación irregular pues cuando los contactamos manifestaban su preocupación de que ésto afectara su residencia en el país o cualquier postulacion futura".

"Lo importante es que a pesar de todo, estos trabajadores rompieron el silencio y haciéndolo le dieron voz a miles de otros trabajadores", dijo la abogada de Maldef.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.