Irán no detendrá su programa nuclear

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, en una planta de Isfahan
Image caption Ahmadinejad señaló que el programa nuclear es clave en la posición internacional de Irán.

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, se mostró desafiante sobre su programa nuclear en un discurso pronunciado en el marco de las celebraciones del Día Nuclear iraní.

De acuerdo con el mandatario, su país está dispuesto a aceptar los ofrecimientos de Occidente para dialogar teniendo como bases la justicia y el respeto.

Sin embargo, aclaró que la república islámica no asumiría ningún compromiso.

Ahmadinejad celebró este día en la ciudad de Isfahan, donde inauguró una nueva planta que producirá combustible para un reactor nuclear de agua pesada.

Ese proceso químico despierta la preocupación de los expertos occidentales, pues consideran que es un paso clave en la producción de plutonio, elemento fundamental en la creación de una bomba nuclear.

En su discurso, el mandatario indicó que el programa nuclear es el único medio que tiene su país para alcanzar la posición que se merece en el mundo.

"La pelota"

El 19 de marzo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le ofreció a Irán "un nuevo comienzo" en las relaciones entre ambos países mediante un video retransmitido directamente al pueblo iraní.

El líder religioso supremo iraní, el Ayatolá Ali Jamenei, le respondió que no había visto ningún cambio en la política estadounidense hacia su país y lo mismo dijo este jueves el mandatario iraní.

Ante las declaraciones de Ahmadinejad, el vocero del Departamento de Estado en Washington dijo en las últimas horas que, en términos de iniciar negociaciones bilaterales, la pelota todavía en el campo iraní.

Robert Wood agregó que Estados Unidos quiere negociar con Irán pero que es necesaria una actitud recíproca por parte de las autoridades de Teherán.

Más centrífugas

Ahmadinejad también anunció este jueves el progreso que han hecho los científicos iraníes en la producción de nuevas centrífugas y dijo que 7.000 de esas máquinas están en operación.

Las centrífugas son máquinas diseñadas para hacer enriquecer el uranio y así producir material radioactivo.

Si la información dada por el líder iraní es verificada por los inspectores internacionales, se trataría de un avance significativo en relación con el último informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que registra menos de 4.000 centrífugas funcionando en la nación islámica.

Irán ha insistido en que su programa nuclear tiene fines pacíficos.

Pero más allá de la información técnica, explica el corresponsal de la BBC en Teherán, Jon Leyne, el mensaje es claro como un cristal: hasta que no haya un mayor cambio en la política de Washington, Irán no está más dispuesto a negociar en lo que respecta a sus actividades nucleares ahora de lo que estaba durante la presidencia de George W. Bush.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.