La CIA cierra sus prisiones secretas

Esposas en suelo de prisión
Image caption Algunos métodos de interrogatorio fueron descritos como tortura.

Estados Unidos ha desmantelado su red mundial de cárceles secretas, anunció Leon Panetta, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

"La CIA ya no opera centros de detención ni 'sitios negros'. Los lugares que quedan serán desmantelados", dijo Panetta en una carta dirigida a su equipo.

Los "sitios negros" se crearon tras los atentados del 11 de septiembre, según reveló una investigación del Washington Post, para detener a los sospechosos de terrorismo. Algunos de los cuales fueron sometidos a métodos de interrogatorio calificados como tortura.

De esta forma, se evitaron las restricciones jurídicas y constitucionales que protegen los derechos individuales.

La administración de George W. Bush permitió a la CIA -durante "la guerra contra el terrorismo"- operar cárceles secretas en países aliados en Europa del Este, Asia y África, según denunciaron gobiernos de países europeos y grupos de defensa de los derechos humanos.

Poco después de asumir el cargo, el presidente estadounidense Barack Obama prometió cerrar las instalaciones secretas de detención como parte de una revisión de la política de detenciones estadounidense.

Adiós a las técnicas "duras"

En su carta, Panetta también destacó que la CIA no utilizará más sus controvertidas "técnicas duras de interrogatorio", como "submarinos" o ahogamiento simulado, que han sido criticadas tanto dentro como fuera de EE.UU.

Image caption Leon Panetta aseguró que ya no se utilizarán técnicas "duras" de interrogatorio.

"Los funcionarios de la CIA no tolerarán y continuarán informando inmediatamente de cualquier conducta inadecuada o acusaciones de abuso" aseguró el nuevo director.

Según Panetta, los próximos interrogatorios serán "sesiones informativas" a través del diálogo.

El funcionario también anunció que la agencia ya no utilizará "contratistas" para llevar a cabo los interrogatorios. Sin embargo, conservará la facultad de detener sospechosos "por corto plazo y de forma transitoria".

El corresponsal de la BBC en Washington Kevin Connolly aseguró que la cuestión clave para la administración de Obama será su política respecto a los sospechosos que caen en sus manos, no respecto a los edificios en los que se les detiene.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.