Bouteflika, por tercera vez.

Abdelaziz Bouteflika, presidente de Argelia
Image caption Bouteflika considera que uno de sus logros es haber restaurado la estabilidad en Argelia.

El presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, resultó ganador en la elecciones generales, según reflejan los resultados oficiales. Con esta victoria, el mandatario iniciará su tercer mandato consecutivo.

El ministro del Interior, Yazid Zerhouni, señaló -en una rueda de prensa- que el Bouteflika obtuvo el 90,24% de los votos en los comicios, que se desarrollaron el jueves.

El funcionario había indicado previamente que se registró una participación del 74% del electorado, pese a que algunos partidos de la oposición boicotearon la jornada electoral.

Los resultados se dieron a conocer en medio de denuncias sobre un presunto fraude. De hecho, la oposición describió el proceso como una farsa.

Críticos del gobierno dijeron que el triunfo de Bouteflika se podía prever, pues contó con una campaña bien financiada y sus rivales son poco conocidos.

Louisa Hanoune, del Partido de los Trabajadores, obtuvo el 4,22% de los votos, mientras que Moussa Touati, del Frente Nacional Argelino consiguió el 2,31% de los sufragios.

¿Estabilidad?

El corresponsal de la BBC en Argel, Christian Fraser, informó que el número de personas que acudió a votar llama la atención, pues muestra una tasa de participación más alta que en las elecciones de 2004.

Sin embargo, el periodista resalta que los resultados no han sido verificados aún por un organismo independiente.

Francia, que colonizó Argelia, le presentó un mensaje de felicitaciones al mandatario de 72 años.

Bouteflika prometió destinar US$150.000 millones en proyectos de desarrollo y crear tres millones de empleos.

El presidente argelino ha enfatizado que bajo su mandato la estabilidad se restauró en la nación de África del norte.

Sus oponentes señalan que aprovecha la amenaza que representan los grupos fundamentalistas islámicos para desviar la atención sobre problemas graves como la pobreza, las altas tasas de desempleo y la corrupción.

Sin embargo, los grupos violentos han perpetrado alrededor de 20 ataques este año.

La jornada electoral del jueves se llevó a cabo con relativa tranquilidad, aunque dos soldados resultaron heridos cuando se produjo un atentado con bomba en una estación de policía, en el este del país.

Decepción

"El fraude fue un verdadero tsunami que alcanzó una escala industrial", dijo en un comunicado el Frente de Fuerzas Socialistas, organización que boicoteó las elecciones.

Image caption De acuerdo con fuentes oficiales, hubo una participación del 74%.

El ex director de la Liga Argelina de Derechos Humanos, Ali Yehya Abdel-Nour, le dijo a la BBC que las cifras oficiales han sido exageradas.

Los resultados de la jornada electoral, dijo Abdel-Nour, fueron decididos en noviembre, cuando se hizo una enmienda constitucional para permitirle a Bouteflika postularse para un tercer mandato, de cinco años.

El vocero de la cancillería francesa, Eric Chevallier, se negó a hacer comentarios sobre estas acusaciones.

"Hubo observadores de la Unión Africana, de la Organización de la Conferencia Islámica y de la Liga Árabe en Argelia. Le echaremos un vistazo a los informes", dijo Chevallier, según la agencia de noticias AFP.

"De todas maneras, la votación se llevó a cabo pacíficamente, de acuerdo con la información que manejamos hasta el momento", acotó el funcionario.

Argelia se ha venido recuperando lentamente de la guerra civil de los años noventa. La violencia dejó cerca de 150.000 muertos.

El conflicto se desencadenó cuando el estamento militar intervino en una elección parlamentaria en 1991 para frenar la victoria de los islamistas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.