"Soy pirata y navego en los mares"

Piratas somalíes

Un joven somalí de 25 años de edad, en el pueblo de Harardhere - una famosa guarida de piratas en el centro de Somalia - cuenta por teléfono al periodista de la BBC Mohamed Olad Hassan por qué se unió a la causa de los bandidos de alta mar. Dahir Mohamed Hayeysi explica que él y sus cómplices, quienes se han vuelto ricos, son admirados como héroes.

Yo solía ser un pescador. Tenía una familia muy pobre, y dependíamos tan solo de la pesca.

La primera vez que se me ocurrió hacerme pirata fue en 2006.

Algunos de mis vecinos, la mayoría pescadores que yo conocía, se estaban armando.

Uno de ellos me comentó que secuestrarían barcos que estuvieran saqueando nuestros mares.

Un "servicio a la patria"

Me dijo que sería un servicio a la patria, y que al final de cuentas haríamos mucho dinero. Luego tomé mi arma y me uní a ellos.

Hace muchos años solíamos pescar muchísimo; lo suficiente para comer y para vender en el mercado.

Pero después llegaron los buques extranjeros de pesca ilegal, que muchas veces vuelcan productos tóxicos que diezman las reservas pesqueras.

No me quedó alternativa. Me uní a mis colegas.

El primer secuestro en el que participé fue el del MV Rozen, que dejamos ir dos meses después, tras el pago de un rescate.

Un último "trabajo"

No voy a decirles de cuánto fue, ni les contaré más de otros tres secuestros en los que he participado. Mi sueño es tener mucho dinero para llevar una mejor vida.

Image caption Los piratas han aumentado su actividad en semanas recientes.

Ahora tengo dos camiones, un auto de lujo, y he puesto mi propio negocio en el pueblo.

Sólo quiero más oportunidades como pirata, para aumentar mi efectivo. Luego me casaré y lo dejaré.

El pirata no hace dinero fácilmente. Hay riesgos y dificultades.

A veces te pasas meses en alta mar para secuestrar un barco, y fallas.

A veces enfrentamos fuerte vientos; algunos vomitan, otros se mueren.

A veces fracasa la captura, y a veces corremos el riesgo de ser atacados por fuerzas navales extranjeras, pero lo que hacemos es aventurarnos.

Héroes

Déjenme darles un buen ejemplo.

Miles de jóvenes migrantes somalíes continúan arriesgando sus vidas arrojándose al mar en busca de una mejor vida en otros países.

Image caption Dahir Mohamed Hayeysi dice que las fuerzas navales no podrán eliminar la piratería.

Así que no debe sorprender vernos en las mismas aguas, pirateando en busca de dinero - no hay ninguna diferencia.

Contamos con el apoyo de nuestros coterráneos; la mayoría de la gente depende de los piratas directa o indirectamente.

Porque si hay mucho dinero circulando en una localidad pueden recibir algo a través de amistades, amigos o un negocio.

Además, mucho de nuestro trabajo se considera legal en las aldeas costeras y nos ven como héroes.

La única manera en que se puede eliminar la piratería es si Somalia logra tener un gobierno efectivo que defienda nuestros recursos pesqueros.

Entonces nos desarmaríamos, entregaríamos nuestras embarcaciones al gobierno y estaríamos dispuestos a trabajar.

Las fuerzas navales extranjeras no podrán hacer nada para frenar la piratería.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.