EE.UU. y Rusia discuten desarme nuclear

Dmitry Medvedev, presidente de Rusia y Barack Obama, presidente de EE.UU.
Image caption Por distintas razones, tanto Rusia como Estados Unidos quieren un nuevo tratado.

Representantes de Estados Unidos y Rusia discuten en Roma un nuevo tratado para disminuir sus arsenales nucleares heredados de la Guerra Fría.

Las negociaciones, que son las primeras sobre el tema en una década, están destinadas a delinear un acuerdo que reemplace al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START 1, por sus siglas en inglés).

El START 1, firmado por Estados Unidos y la extinta Unión Soviética en 1991, vence en diciembre de este año.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su par ruso, Dmitry Medvedev, ya habían acordado reanudar las negociaciones sobre la reducción de ojivas nucleares durante un encuentro que mantuvieron en Londres a principios de abril.

Tanto Washington como Moscú tienen claro que desean sustituir el START 1 en un contexto muy diferente al de la Guerra Fría, pero por distintas razones.

Dos visiones

Rusia parece estar en la búsqueda de su anterior estatus internacional. Sentarse a negociar sobre el control de armamento es, después de todo, algo a lo que estaba acostumbrada como superpotencia mundial.

Pero los rusos ya no tiene el peso que tuvieron en el pasado. En cambio, se ven a sí mismos como actores importantes en la comunidad internacional y la renovación de un tratado estratégico con los estadounidenses no haría más que subrayar este hecho.

Un tratado con medidas de verificación y transparencia les daría, asimismo, previsibilidad en un campo que aún consideran fundamental para su seguridad. No menos importante, un arsenal más pequeño los ayudaría a ahorrar dinero.

Para los estadounidenses, en cambio, un nuevo acuerdo nuclear es sólo un medio para alcanzar un fin determinado: podría ser una herramienta útil para mejorar sus relaciones con Rusia.

Y esto es importante para Washington, ya que necesita de la ayuda de Moscú en varios asuntos, entre ellos contener las ambiciones nucleares de Irán y acceder a suministros en Afganistán.

Obama ha respaldado el noble objetivo de abolir las armas nucleares algún día, y el hecho de que Estados Unidos y Rusia cuenten con arsenales más restringidos podría contribuir a esa meta.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.