Última actualización: viernes, 24 de abril de 2009 - 12:18 GMT

Drama sin pausa en Sri Lanka

El ejército de Sri Lanka admitió que no habrá más interrupciones en su ofensiva contra los rebeldes Tigres Tamiles en el norte del país, mientras se deteriora la situación humanitaria de los civiles que han quedado atrapados en la zona de combate.

SIN SALIDA

Foto satelital de civiles desplazados en Sri Lanka

Vea esta fotografía satelital de miles de civiles hacinados en una playa del norte de Sri Lanka.

Esta imagen del Departamento de Estado de EE.UU. muestra una "zona segura" para civiles en el norte de Sri Lanka, en el corazón del conflicto entre los Tigres Tamiles y las fuerzas gubernamentales. Se calcula que 100.000 refugiados viven hacinados en las playas.

Ampliar imagen

Decenas de miles de personas están acorraladas en un área reducida y, según ambas partes del conflicto, que se acusan mutuamente, están siendo atacadas.

Aunque, como señala Charles Haviland de la BBC, es imposible verificar la información, se pueden escuchar explosiones y ver humo elevándose desde esa zona.

Haviland, quien ha estado recorriendo áreas cercanas al frente, dice que los refugiados que logran escapar se ven gravemente enfermos y la mayoría están muy débiles. Los que hablaron con la prensa dijeron que llevaban días sin nada de comer ni beber.

No más cese el fuego

El portavoz militar, brigadier Shavendra Silva, dijo que la única forma de que los refugiados abandonen el área es que las fuerzas armadas los rescaten, ya que -según dijo- los insurgentes no los dejarán salir.

Naciones Unidas y numerosos países occidentales han instado a las partes en conflicto a cesar las hostilidades para que se pueda enviar ayuda humanitaria y evacuar a las 50.000 personas que -según las últimas estimaciones- se encuentran en el epicentro de los enfrentamientos.

El gobierno de Sri Lanka dice que 100.000 ceilandeses han huido de los combates desde que el ejército redobló su ofensiva el lunes. Otros 60.000 escaparon anteriormente, en un lapso de meses. Muchos de ellos viven hacinados en campamentos instalados en playas.

Según un informe de la ONU difundido entre las misiones diplomáticas en Sri Lanka, cerca de 6.500 civiles murieron y 14.000 resultaron heridos por causa de los choques entre el ejército y los Tigres Tamiles.

Entre tanto, funcionarios indios viajaron a Colombo, la capital del país, luego de que el canciller de India, Pranab Mukherjee, exigiera el fin de los asesinatos de civiles y advirtiera sobre la gravedad de la crisis humanitaria.

"Puertas del infierno"

El jueves, un representante de la Agencia de la ONU para los Refugiados en Colombo, Amin Awad, exigió tanto al gobierno de Sri Lanka como a los Tigres Tamiles que hagan interrupciones en los combates para poder asistir a los refugiados.

"Le estamos solicitando a las autoridades que se contengan y tengan la decencia moral de permitir la ayuda humanitaria. También le pedimos a los rebeldes que abran las puertas del infierno y les permitan a esas personas trasladarse a un lugar más seguro", dijo Awad.

Civiles atrapados en los combates en Sri Lanka

Decenas de miles de civiles han quedado atrapados en los combates entre el gobierno y los Tigres Tamiles.

Horas antes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció el envío inmediato de una delegación a Sri Lanka.

El drama que sufren decenas de miles de ceilandeses tiene lugar en el último bastión de los Tigres Tamiles, que abarca doce kilómetros cuadrados en el norte del país, mientras las fuerzas armadas avanzan sobre las posiciones de los insurgentes.

Paul McMaster, una cirujana británica de Médicos Sin Fronteras (MSF), contó a la BBC que un "flujo continuo" de pacientes ha llegado al hospital de la ciudad norteña de Vavuniya desde el fin de semana.

El jueves, el secretario de Defensa de Sri Lanka, Gotabhaya Rajapaksa, rechazó el pedido de la ONU para que se permitiera el ingreso de las agencias de ayuda. "No es algo sensato en este momento", le dijo a la BBC.

"Se ha puesto en marcha una operación de rescate de civiles y permitir la entrada de esas agencias a la zona de conflicto no responde a la realidad en el terreno".

Por ahora sólo se ha autorizado el trabajo de la Cruz Roja y la organización católica Cáritas en la región.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.