EE.UU. listo para lo peor

Tom y Juliana Anderson
Image caption Tom y Juliana Anderson hicieron el vuelo desde Puerto Vallarta con máscaras sobre sus caras.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió este martes al Congreso US$1.500 millones para pelear contra la gripe porcina, mientras los especialistas advierten que es probable que se registren los primeros casos fatales en el país en los próximos días.

En una carta enviada a los legisladores, Obama indicó que el dinero era necesario para "desarrollar una vacuna, apoyar los monitoreos sanitarios, mejorar la capacidad de respuesta y contribuir a los esfuerzos internacionales para lidiar con este brote".

"Se trata de poner en marcha una planificación prudente", señaló Robert Gibbs, el portavoz de la Casa Blanca, tras leer la carta a los periodistas.

Con 64 infectados oficialmente reconocidos en el país, Richard Besser, director interino del Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), dijo que los casos seguirán aumentando y que muy probablemente haya víctimas fatales.

"Estoy casi seguro que veremos muertes a causa de esta infección", señaló

La mayoría de los casos corresponden a 45 alumnos de una escuela secundaria religiosa en Nueva York, parte de un grupo de un centenar de estudiantes que viajaron recientemente a México.

También se registran 10 infectados en el estado de California (donde el gobernador Arnold Schwarzenegger declaró este martes la emergencia sanitaria), 6 en Texas, 2 en Kansas y uno en Ohio.

Hasta el momento no se han confirmado muertes en EE.UU. a causa del brote de gripe porcina y sólo cinco de los infectados están hospitalizados.

Nuevos controles

En tanto, en todos los puertos de entrada al país comenzaron a aplicarse los chequeos sanitarios ordenados por el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés).

"Me preguntaron si tenía algún malestar, tos, fiebre... o si había estado cerca de alguien que los tuviera", explicó a BBC Mundo Michele Izumoto, una pasajera que volvía a Los Ángeles de sus vacaciones en Los Cabos en un vuelo de Mexicana.

Image caption Michelle Izumoto fue interrogada en el aeropuerto a su regreso de México.

La turista estadounidense contó que los funcionarios en el aeropuerto también le ofrecieron una máscara para cubrirse la boca.

"Algo tarde", señaló. "Me hubiese hecho más falta a la ida que ahora a la vuelta".

Según lo dispuesto en la elevación del alerta sanitario, cualquier persona que presente alguno de los síntomas de la gripe porcina será puesta en un cuarto separado y revisada por un especialista.

Si el caso se confirma, la persona podría ser trasladada para ser atendida en un centro médico o devuelta a su lugar de origen.

Iniciativa propia

Con unos 45 vuelos diarios a México, el Aeropuerto Internacional Tom Bradley de Los Ángeles es uno de los más activos entre ambos países.

"Mejor prevenir que curar", dijo a BBC Mundo Juliana Anderson, quien junto a su esposo, Tom, hicieron todo el viaje de regreso desde Puerto Vallarta con máscaras sobre su boca.

Image caption Larry Wells se aislará voluntariamente durante 48 horas por temor de contagiar a su familia.

"El avión venía de una escala en Ciudad de México y pensamos que eso era lo más prudente", explicó Juliana.

En varias horas de hablar con los pasajeros en el aeropuerto, esta pareja fueron los únicos viajeros en salir con mascarillas de los controles migratorios.

Otros reconocieron que planeaban tomar algunas precauciones tras el regreso.

Larry Wells, recién llegado de Mazatlán junto a su esposa, explicó que pasarán 48 horas -el período de incubación de la gripe porcina- en un hotel de Los Ángeles por temor a un eventual contagio a sus familiares aquí.

"Ahora vamos a llamarlos y avisarles que llegamos bien, pero que queremos asegurarnos de que no corremos riesgo de pasar ninguna enfermedad a nuestra bisnieta que tenemos de visita en casa por unos días", explicó Wells.

Largo aliento

La elevación de los controles sanitarios no había ocasionado demoras en el flujo de pasajeros ni cancelaciones de vuelos.

En cuanto a las partidas hacia México, la mayoría de las aerolíneas anunciaron en sus páginas de internet que no cobrarán por los cambios a aquellas personas que decidan reprogramar sus viajes por precaución.

Las mismas medidas sanitarias están siendo emplazadas en los cruces fronterizos y los puertos de mar.

Desde el lunes rige un alerta de viaje del CDC, recomendando evitar cualquier desplazamiento no esencial a México.

Janet Napolitano, la titular del DHS, puso la situación en perspectiva.

"Recién estamos al comienzo de lo que podría ser un largo ciclo de la gripe porcina".

"Esto va a ser una maratón", dijo la funcionaria este martes en la conferencia de prensa diaria que viene ofreciendo desde que se inició el problema.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.