No habrá juicios por tortura

Informes desde Washington indican que no serán sometidos a la justicia abogados del gobierno de George W. Bush que escribieron memorandos autorizando las duras técnicas de interrogación practicadas a acusados de terrorismo.

Image caption Las duras prácticas de interrogación fueron practicadas a detenidos en la prisión de Guantánamo.

Esos memos facilitaron el marco legal para llevar adelante las tácticas de interrogación que muchos de sus críticos han calificado de tortura y que han sido condenadas hasta por el propio presidente Barack Obama.

Según los reportes, una investigación del Departamento de Justicia sobre el asunto ha finalizado, sin mención alguna de la posibilidad de que los autores de los memos sean encausados.

Al mismo tiempo, los informes revelan que a las organizaciones profesionales estadounidenses que agrupan a los abogados se les podría pedir que consideren tomar acciones disciplinarias en contra de los involucrados.

Los duros métodos de interrogación incluyeron el tormento de toca, la técnica en que se induce el temor inminente de ahogamiento.

El mes pasado, el presidente Obama dijo que no serán procesados los agentes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) que utilizaron esas técnicas de interrogación severas con los detenidos -durante la llamada "guerra contra el terrorismo" que llevó a cabo el gobierno anterior.

Sin embargo, el mandatario dejó abierta la posibilidad de que fueran sometidos a la justicia los funcionarios del anterior gobierno que crearon el marco legal para conducir los duros interrogatorios a los acusados de terrorismo.

¿Juzgados en España?

Image caption Garzón alcanzó notoriedad al emitir una orden internacional de arresto contra Pinochet.

Los informes desde Washington de que no serán procesados los abogados que redactaron los memorandos abre la posibilidad de que sí sean juzgados en España, donde tres jueces han iniciado investigaciones sobre el trato dado a los detenidos en la prisión estadounidense de la base en Guantánamo.

Este martes, el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, preguntó al gobierno de EE.UU. si investiga al equipo que diseñó el centro de detención en Guantánamo para decidir si procede la querella presentada por un grupo de abogados españoles, expertos en derechos humanos, contra los que idearon crear la prisión en la que supuestamente se practicaron torturas.

Aparte de esta querella que estudia Velasco, la Audiencia Nacional española tiene otras dos causas abiertas relacionadas con el centro de detención de EE.UU.: el juez Ismael Moreno investiga la detención de sospechosos de terrorismo por la CIA y su internamiento en Guantánamo u otras prisiones militares. Por su parte el juez Baltasar Garzón inició una investigación sobre las supuestas torturas cometidas contra el llamado "talibán español", Ahmed Abderraman Hamed, el marroquí Lahcen Ikasrrien y otros dos prisioneros.

Jurisdicción

Para que la Audiencia Nacional española pueda abrir una causa por crímenes de guerra contra los juristas que idearon la prisión ilegal de Guantánamo debe asegurarse primero de que el asunto no esté investigándose ya en EE.UU.

En el caso de la investigación que desarrolla Garzón es diferente. Según le explicó a la BBC Philippe Sands, profesor de derecho internacional de la Universidad de Londres, los países signatarios de las Convenciones de Ginebra, como España, "tienen la obligación de ejercer su jurisdicción sobre cualquier persona que esté en el país de la que se sospeche haya participado en actos de tortura".

Según Sands, en España residían algunos de los presos de Guantánamo, dónde supuestamente se practicaron actos de tortura. El jurista aseguró que "eso es lo que ha llevado al juez Garzón a otorgarse jurisdicción".

El abogado Juan Garcés, quien en el pasado colaboró con Garzón, coincide con Sands en que "la ley española es muy clara en los términos de la jurisdicción para la persecución de crímenes contra la humanidad bajo los principios de jurisdicción internacional".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.