Papa aboga por Estado palestino

En la continuación de su visita a Medio Oriente, el Papa Benedicto XVI dijo este miércoles en Belén que el Vaticano apoya el derecho de los palestinos a tener su propio Estado.

Durante su primera visita oficial a Cisjordania, el pontífice señaló que su corazón estaba con aquellos que han sufrido durante décadas.

"Mi corazón se dirige a todas las familias que se han quedado sin casa, a los que lloran la pérdida de familiares por la reciente operación militar de Gaza",agregó.

Dirigiéndose al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, el Papa abogó por la creación de un Estado palestino.

"La Santa Sede apoya el derecho de su pueblo a una patria palestina soberana en la tierra de sus antepasados, segura y en paz con sus vecinos, dentro de fronteras reconocidas internacionalmente", indicó.

Asimismo, afirmó que aunque la meta puede parecer muy lejana de alcanzar, urgió a todos a mantener la esperanza e hizo un llamado a los políticos para que intensifiquen sus esfuerzos con miras a resolver los obstáculos que dificultan la paz.

El Pontífice ofició una misa en la plaza del Pesebre, frente a la iglesia de la Natividad de Belén, la más antigua del mundo. Posteriormente visitará un campo de refugiados palestinos.

Los desafíos de Benedicto XVI

Agenda repleta

Image caption El Papa se pronunció a favor de un Estado palestino.

El martes, mientras visitaba los lugares históricos en Jerusalén, se desató una polémica en torno a su pertenencia durante la adolescencia a las Juventudes Hitlerianas.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, salió al paso de esa información y aseguró que Benedicto XVI "nunca, nunca, nunca" perteneció a esa organización.

Pero las palabras de Lombardi parecen contradecir al propio Papa, quien en sus memorias de 1997 La sal de la tierra afirmaba: "Como seminarista, estuve registrado a las Juventudes Hitlerianas. Tan pronto como salí del seminario, nunca regresé".

Lombardi quiso hacer una distinción entre el cuerpo de los auxiliares para la defensa aérea, al que pertenecía Benedicto XVI hacia el final de la Segunda Guerra Mundial , y las Juventudes Hitlerianas, a las que describió como "cuerpo de voluntarios fanáticos".

Según el corresponsal de la BBC que cubre la gira papal, David Willey , el Pontífice tendrá una agenda repleta de actos en Belén.

Pese a que la población cristiana en Belén se ha reducido considerablemente en los últimos años, se espera que la plaza del Pesebre esté repleta de cristianos locales y peregrinos venidos de otras partes del mundo, explica Willey.

El Papa también se encontrará con representantes de la pequeña comunidad católica de Gaza, a quienes las autoridades israelíes les han dado un permiso especial para viajar a Belén.

El martes Benedicto XVI visitó a la Mezquita de la Roca, uno de los sitios más sagrados del Islam.

Se convirtió así en el primer Pontífice en entrar a esta mezquita, cuya cúpula dorada domina la vista de la antigua ciudad de Jerusalén. El Papa se dirigió luego al Muro de los Lamentos, que queda directamente debajo de la mezquita. Es un sitio de profunda relevancia religiosa para los judíos. Allí el Papa oró en privado.

Israel ha reforzado las medidas de seguridad en torno a la visita papal, en una operación que ha recibido el nombre de "Casulla Blanca", con decenas de miles de agentes desplegados y partes enteras de Jerusalén bloqueadas.

Entre la política y la seguridad

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.