La Cruz Roja no puede en Sri Lanka

Hospital en Mullivaikal
Image caption Los rebeldes aseguran que los civiles no tienen a dónde ir.

El Comité Internacional de la Cruz Roja, la única organización extranjera que tiene acceso a la zona de guerra de Sri Lanka, abandonó temporalmente su misión de ayuda y evacuación de la población civil atrapada en el norte del país, dado que la situación es muy peligrosa.

Una portavoz de la organización dijo que el barco con trabajadores humanitarios, alimentos y medicamentos básicos -que se mantenía a la espera en la costa- estaba regresando al puerto de Trincomalee, en el este del país.

"La situación imperante en el terreno impidió a los socorristas descargar los suministros y evacuar a los enfermos y heridos de la zona de conflicto", le dijo Sarasi Wijerante a la BBC.

Se espera que la nave intente regresar a la zona de conflicto el miércoles.

El último operativo para evacuar a los heridos tuvo lugar el sábado. Wijeratne dijo que se habían descargado suministros pero no los necesarios para atender las necesidades básicas de la gente.

Hospital en la mira

El anuncio de la Cruz Roja tiene lugar después de que fuentes del hospital provisorio en Mullivaikal y de los rebeldes Tigres Tamiles informaran que las fuerzas del gobierno lanzaron una bomba contra el hospital, dejando un saldo de al menos 49 muertos.

Los rebeldes señalaron que el hospital improvisado en Mullivaikal recibió el impacto durante la mañana del martes, pero un portavoz del gobierno dijo no tener información del incidente.

El ejército de Sri Lanka atribuyó la muerte de civiles las fuerzas rebeldes, argumentando que los utilizaban como escudos humanos.

Las autoridades militares también informaron que había provocado daños en las defensas rebeldes y avanzado por una franja costera hacia el sur.

La información es imposible de verificar porque las autoridades no permiten el ingreso de periodistas al área.

Testimonio: "Pensé que no iba a sobrevivir"

¿Zona segura?

Según la ONU al menos 50.000 personas se encuentran atrapadas por el conflicto en un área de no más de tres kilómetros cuadrados. La mayor parte de esta zona fue designada por el gobierno "segura", garantizando que no sería atacada por aire o con armamento pesado.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, dijo el lunes que estaba indignado por la ola de violencia e instó a un cese el fuego inmediato.

El pasado fin de semana unas 400 personas perdieron la vida y más de 1.000 resultaron heridas en lo que la ONU describió como un "baño de sangre".

Los Tigres Tamiles han luchado por un Estado independiente para la minoría Tamil de Sri Lanka desde 1983.

El conflicto hasta la fecha ha dejado un saldo de más de 70.000 muertos.

Sri Lanka: la difícil búsqueda de la verdad

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.