EE.UU. levanta muro "virtual" con México

Al polémico muro que se ha venido construyendo en varias partes de la frontera mexicano-estadounidense, ahora se sumará una "cerca virtual" de cámaras y sensores que servirá de ojos y oídos para los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Image caption Cada vez son más estrictos los controles fronterizos en EE.UU.

Esta semana, la oficina de Aduanas y Protección de Fronteras, parte del Departamento de Seguridad Nacional, empezó a instalar el sistema de torres para cámaras de televisión y antenas de radio en una franja de 40 kilómetros al sur de Tucson, Arizona.

La idea es ampliar la capacidad de observación de los agentes de la Patrulla Fronteriza, quienes en la actualidad tienen las limitaciones de los instrumentos de vigilancia portátiles -binoculares, GPS, detectores de calor- que cargan en sus vehículos.

Con el sistema electrónico que se desplegará, la patrulla espera poder detectar hasta 90% de los movimientos de inmigrantes indocumentados.

El plan piloto deberá estar completo para la segunda mitad del año y, de resultar exitoso en su fase inicial, para 2012 el sistema cubrirá los más de 500 kilómetros de frontera entre Arizona y México.

En 2014 debería estar instalado a lo largo de toda la frontera binacional.

"No es un muro"

Los medios locales hablan ya del "muro virtual", en referencia a la cerca física desplegada a lo largo de la línea binacional, pero Marc Borkowski, director de la Iniciativa Frontera Segura -nombre oficial del proyecto- le dijo a BBC Mundo que la comparación puede "confundir".

"La cerca física está pensada para darle a la Patrulla Fronteriza más tiempo para responder. La tecnología que estamos desplegando está diseñada para darnos buena información sobre qué está pasando en la frontera", le explicó Borkowski a BBC Mundo en conversación telefónica desde Tucson, donde supervisaba la instalación de equipos.

"La tecnología nos dará la posibilidad de observar continuamente la frontera y saber cuánta gente está cruzando. Cuántos vehículos están pasando por ella. Y usar esa información para saber cuál es la mejor manera de responder", aseguró Borkowski.

El Departamento de Seguridad Interior estima que con el sistema se podrá detectar de 70% a 90% de los movimientos en el área.

Borkowski reconoció que el solo uso de la tecnología no va a significar que el número de detenciones de personas cruzando la frontera ilegalmente vaya a aumentar, pero piensa que permitirá a los agentes de la patrulla controlar la zona fronteriza desde sus oficinas, lo que redundará en un trabajo más efectivo.

Vigilancia renovada

El plan de montar un sistema de vigilancia electrónica no es nuevo. Entre 1998 y 2005 el gobierno estadounidense invirtió unos US$500 millones en un sistema de vigilancia electrónica conocido como Proyecto 28, que no dio los resultados esperados.

Image caption Algunos expertos creen que nuevas cámaras y radares no detendrán el flujo de inmigrantes indocumentados.

"Proyecto 28 tenía algunos problemas, pero fueron solucionados", le indicó Borkowski a BBC Mundo, y aseguró que ha sido una herramienta eficaz en el trabajo de vigilancia fronteriza. Sin embargo, no parece haber ayudado demasiado en el trabajo de intercepción que hace la patrulla fronteriza, ya que sólo 1% de los arrestos hechos en ese período se dieron gracias a información suministrada por la red de cámaras.

Un uso adicional, aunque no contemplado oficialmente, podría ser el detectar el tráfico de personas y mercancías que fluye hacia México desde Estados Unidos, un esfuerzo que el gobierno mexicano ha venido exigiendo al estadounidense para controlar las armas y el dinero que nutren a las mafias narcotraficantes.

"A un radar y a una cámara no les importa en qué dirección alguien se está moviendo. Así que si alguien está yendo en la otra dirección (de norte a sur) será capaz de detectarlo", explicó Borkowski.

Esfuerzo "desproporcionado"

"No hay evidencias de que esa 'cerca virtual' vaya a funcionar o que vaya ser efectiva en términos de costos", le expresó a BBC Mundo Ángela Kelley, vicepresidente de Políticas de Inmigración del Centro para el Progreso Estadounidense, un centro de promoción de políticas liberales basado en Washington. Kelley considera que hay una desproporción en los recursos que se dedican a reforzar la presencia policial en la frontera, y que lo que se trata de hacer es enviar un mensaje político que satisfaga a quienes piden mayor vigilancia para manejar el problema de la inmigración ilegal. Se estima que 40% de las personas que están en situación irregular en Estados Unidos no entró cruzó ilegalmente la frontera, sino que se quedó más tiempo del que estipulaban sus visas.

"Con una frontera de 3.200 kilómetros, no es realista esperar que vayamos a fortificarla completamente", afirmó Kelly, quien estima que los inmigrantes pueden ser muy creativos a la hora de superar barreras y controles.

"Lo que necesitamos es una reforma total del sistema de inmigración que reconozca que la gente quiere entrar a Estados Unidos. Así, en vez de hacerlos entrar con contrabandistas, diseñemos mecanismos para que puedan entrar con visas", indicó Kelley.

Mala economía, menos ilegales

Según cifras de la Patrulla Fronteriza, en 2008 fueron interceptadas unas 700.000 personas cuando intentaban ingresar a territorio estadounidense vía terrestre desde México sin contar con la documentación necesaria.

La cifra es la menor desde 1976, y refleja una tendencia a la baja que viene registrándose desde que a mediados de esa década se produjeran más de millón y medio de arrestos.

La captura de indocumentados fluctúa permanentemente. A mediados de los años 80 llegó a un pico de 1,7 millones de personas arrestadas, luego bajó hacia finales de la década para regresar a niveles similares en 2000. Algunos aseguran que la baja en los cruces ilegales detectados se debe a mejores sistemas de vigilancia y al control establecido por el muro levantado en partes cruciales de la frontera.

Otros le dan más peso a la crisis económica que, al disparar los niveles de desempleo en Estados Unidos, haciendo menos atractiva la siempre peligrosa aventura de cruzar la desértica frontera mexicano-estadounidense fuera de los puestos de control.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.