Bolivia y EE.UU. buscan reconciliación

Banderas de Bolivia y EE.UU. (composición)
Image caption Hay escollos, pero se acercan a la reconciliación.

Estados Unidos y Bolivia inician este miércoles negociaciones de alto nivel para relanzar sus relaciones bilaterales, después de ocho meses de crisis diplomática.

El secretario adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas Shannon, llega a La Paz para hablar con el presidente Evo Morales y para sostener reuniones técnicas con la cancillería boliviana.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, dijo que si bien en esta cita no se firmará ningún acuerdo, "se empieza este diálogo con el propósito de relanzar las relaciones entre EE.UU. y Bolivia".

La relación entre ambos países se mantuvo en tensión desde que Evo Morales llegó al poder en enero de 2006. El momento más álgido fue en septiembre del año pasado, cuando el mandatario boliviano expulsó de La Paz al embajador de EE.UU., Philip Goldberg, tras acusarlo de conspirar en contra de su gobierno.

De inmediato, Estados Unidos hizo lo propio con el embajador de Bolivia en Washington, Gustavo Guzmán.

Luego, Morales también expulsó a la agencia antidrogas DEA y a la central de inteligencia CIA y avaló la expulsión de la agencia de cooperación USAID de la zona cocalera del Chapare.

Nuevo presidente, nuevas señales

Sin embargo, tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, el gobierno boliviano empezó a enviar señales con el fin de recomponer las relaciones.

De hecho, un comunicado de la Embajada de EE.UU. en La Paz indica que la llegada de esta comitiva se da "en respuesta a una solicitud del gobierno de Bolivia para reanudar el diálogo sobre la relación bilateral entre ambos países".

En declaraciones a BBC Mundo, el analista en temas internacionales, Armando Loaiza, opina que es "plausible que el gobierno inicie una etapa de recomposición de las relaciones".

Loaiza considera que ese objetivo es posible en el marco de "la nueva política de apertura hacia América Latina que está ejercitando el presidente Barack Obama". Agrega que "Bolivia hace bien en aprovechar esta oportunidad".

Bolivia y Estados Unidos definieron una agenda para la negociación que se inicia este miércoles en La Paz. El canciller Choquehuanca informó que esa agenda incluye los cinco temas siguientes: diálogo político, cooperación bilateral, lucha contra el narcotráfico, comercio y cooperación jurídica.

Lo que espera Bolivia

En concreto, Bolivia espera que Estados Unidos reponga las preferencias arancelarias para la exportación de textiles, que fueron suspendidas durante la administración de George W. Bush; que vuelva a tomar en cuenta a Bolivia para la donación de la cuenta del milenio, y que agilice la extradición del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, quien, radicado en Washington, está sujeto a un juicio por presunto genocidio en Bolivia.

"Esperamos que la administración de Obama pueda hacer justicia y levantar este veto que ha puesto el presidente Bush", dijo el canciller Choquehuanca, en relación con las preferencias arancelarias perdidas, que, en los hechos, significaron la pérdida de parte del mercado estadounidense para las manufacturas.

Las drogas preocupan a EE.UU.

Para Estados Unidos, en cambio, el tema del narcotráfico sigue siendo uno de los más delicados. Tras la expulsión de la DEA, el entonces presidente George W. Bush quitó a Bolivia de la lista de países beneficiarios de las preferencias arancelarias andinas (ATPDEA).

Image caption Bolivia busca una etapa de "relaciones de respeto mutuo".

De hecho, Shannon llega a La Paz acompañado de dos altos funcionarios, uno de ellos es de la oficina antidrogas y otra de USAID, la agencia de cooperación que fue expulsada de la principal zona cocalera de Bolivia.

EE.UU. ha dicho en el pasado que tras la llegada de Evo Morales al poder se han expandido las plantaciones de coca y la producción de cocaína y, en esa línea, por primera vez, el año pasado quitó la certificación al país en su lucha contra el narcotráfico.

El gobierno de Morales espera lograr, más adelante, "un acuerdo marco", con el que se inaugure una etapa de "relaciones de respeto mutuo". Choquehuanca también considera que cuando llegue ese momento se repondrán los embajadores.

Con ese telón de fondo, Bolivia y Estados Unidos acuden a esta nueva cita con no pocos escollos, aunque con la intención expresa de mejorar las relaciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.