Habrá resolución contra prueba norcoreana

Vitaly Churkin
Image caption El embajador de Rusia ante la ONU dejó clara la total oposición del organismo a las acciones norcoreanas.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas acordó en una reunión de emergencia celebrada el lunes en Nueva York empezar a trabajar de inmediato en una resolución sobre Corea del Norte, después de que este país realizara en la madrugada del lunes un nuevo ensayo nuclear que provocó la indignación de la comunidad internacional.

Los miembros del Consejo mostraron su total oposición y condena a la prueba norcoreana, según explicó el embajador de Rusia ante la ONU, Vitaly Churkin, quien ostenta la presidencia de turno del organismo.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, dijo que su país quiere que se adopten "medidas contundentes".

Participe: ¿más tensión nuclear?

Rice señaló que el Consejo de Seguridad empezará a trabajar en la nueva resolución este martes.

"EE.UU. cree que se trata de una grave violación de la ley internacional y una amenaza a la paz y la seguridad regional e internacional", dijo la representante estadounidense.

Mientras, Corea del Norte se prepara para lanzar su cuarto misil de corto alcance, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Pyongyang prohibió los barcos en su costa occidental entre el 25 y el 27 de mayo, así que "parece que lanzará un misil de corto alcance entre hoy y mañana", dijo Yonhap citando a un oficial surcoreano cuya identidad se desconoce.

Advertencia

Image caption Muchas personas salieron a la calle para protestar en la vecina Corea del Sur.

Corea del Norte hace semanas que llevaba advirtiendo que pensaba retirarse de las conversaciones sobre su programa nuclear después de que EE.UU. le presionara sobre la verificación del cumplimiento de acuerdos previos.

El ensayo nuclear subterráneo llevado a cabo por Pyongyang la pasada madrugada, al que ha seguido el lanzamiento de tres misiles de corto alcance, habría tenido una potencia equivalente a un terremoto de 4,5 grados en la escala Richter, según sismólogos internacionales, y parece haber sido mucho más poderoso que el que realizó en octubre de 2006.

Fuentes del ejército de Rusia -país vecino a Corea del Norte- dijeron que se trató de una explosión de hasta 20 kilotones, lo que la hace comparable a las bombas estadounidenses que arrasaron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki en 1945.

Según dijo a los periodistas Vitaly Churkin, este último ensayo nuclear norcoreano es una clara violación de la resolución 1718 de la ONU.

Esta resolución, aprobada tras la prueba nuclear norcoreana del 9 de octubre de 2006, insta a Pyongyang a suspender las actividades relacionadas con su programa de misiles balísticos y a abandonar todas las armas nucleares y los programas nucleares existentes, y le impone sanciones económicas.

"Afrenta a la ONU"

Antes de la reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de este martes, el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que su país deberá trabajar junto a sus aliados para "hacerle frente a Corea del Norte".

"Corea del Norte se comprometió anteriormente a abandonar su programa nuclear. En vez de actuar de acuerdo a su compromiso, eligió ignorarlo", señaló el mandatario y agregó:

"Sus acciones son también una afrenta a las resoluciones de Naciones Unidas. Como resultado, Corea del Norte no sólo profundiza su propio aislamiento sino que también invita a la comunidad internacional a ejercer una mayor presión".

La condena a la prueba nuclear fue generalizada.

Según Corea del Sur, el test fue una "provocación" intolerable, mientras que Japón lo consideró "inaceptable".

La representante de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Benita Ferrero-Waldner, calificó el ensayo nuclear de Pyongyang como "muy preocupante" y en el Reino Unido, el primer ministro, Gordon Brown, dijo que éste "compromete las perspectivas de paz en la península coreana".

E incluso China, el aliado tradicional de Corea del Norte, parece estar perdiendo la paciencia con Pyongyang, señaló el corresponsal de la BBC en Pekín, Quentin Somerville.

El canciller chino dijo que Corea del Norte está ignorando la oposición internacional y afirmó que su gobierno se opone cabalmente a la prueba efectuada por el gobierno norcoreano.

Difícil tarea

Según el corresponsal de la BBC, David Lyon, la comunidad internacional se enfrenta a una difícil tarea, con un régimen al que muchos consideran peligrosamente impredecible.

Después de que en Corea del Norte recogieran la peor cosecha en una década, el la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)., calcula que un cuarto de la población de ese país necesita ayuda alimentaría.

Según nuestro corresponsal, para distraer la atención, el gobierno se ha retirado de las conversaciones, probando los misiles de largo y corto alcance y llevando a cabo el test subterráneo de esta pasada madrugada.

Loyn cree este repentino cambio de postura de Pyongyang puede deberse a una lucha interna de poder, en un momento en el que los miembros de la línea dura intentan provocar al mundo para justificar su propio gobierno represivo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.