Sri Lanka: “Condiciones horrorosas”

Refugiados tamiles descansan sobre cartones
Image caption Civiles tamiles descansan sobre cartones en el campamento de refugiados de Manik Farm, ubicado la ciudad de Vavuniya, en el norte de Sri Lanka.

Según las últimas estimaciones del gobierno de Sri Lanka, alrededor de 280.000 personas han sido desplazadas a causa del asalto final del ejército a los rebeldes de los Tigres Tamiles y están actualmente en campamentos.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra tiene previsto celebrar este martes una sesión especial para discutir la cuestión.

El reportero de la BBC Anbarasan Ethijaran ha acompañado a los militares de Sri Lanka a dos de estos campos de desplazados. Este es el relato de su visita.

"Estoy ahora en uno de los campos para la gente desplazada por la guerra en el noreste de Sri Lanka.

Estos campos se han instalado en las afueras de la ciudad norteña de Vuniya y en ellos se extienden tiendas de campaña con decenas de miles de personas.

De acuerdo con las últimas estimaciones del gobierno, unas 280.000 personas se han alojado en más de 40 campos en Vavuniya, la zona noroeste de Manas y la región de Jaffna, al norte del país.

Lo que he podido ver desde aquí son muchas casas hacinadas hechas de hojalata. Y éste es uno de los mejores campos que el gobierno quiere mostrar al mundo exterior.

A primera hora del día visité uno de los campos en los que reciben gente que escapó de los combates de la última semana.

Las condiciones son horrorosas.

Uno de los residentes dijo que 30 personas tenían que alojarse en tiendas pequeñas, compartidas por varias familias.

Muchos de ellos narraban historias horribles sobre sus familias, historias conmovedoras sobre sus parientes desaparecidos.

Image caption Miles de personas quedaron atrapadas en el fuego cruzado entre el ejército y los Tigres Tamiles.

Algunos desaparecieron al intentar escapar de la zona de los Tigres Tamiles hacia la zona controlada por el gobierno, algunos murieron en los ataques.

Y otros, cuentan, fueron detenidos por el ejército cuando intentaban entrar en la zona controlada por el gobierno, bajo sospecha de que pudieran ser simpatizantes o miembros de los Tigres Tamiles.

Estos campamentos son muy básicos.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, que los visitó la semana pasada, dijo que las condiciones eran atroces.

La gente aquí se queja de la falta de agua potable, comida adecuada y condiciones sanitarias y están asustados de que en la temporada de lluvias, las epidemias podrían extenderse rápidamente".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.