"Nadie sabe qué pasó con el Airbus 330"

Ala del avión perdido en el Atlántico
Image caption Es poco probable que se puedan recuperar todos los restos de la aeronave.

Todos los recursos y la tecnología dedicados a investigar la tragedia del vuelo Air France 447 han sido insuficientes hasta ahora para determinar por qué el avión cayó en el Océano Atlántico, pese a algunos avances puntuales.

Francia anunció este miércoles que se recuperaron más de 400 piezas de la aeronave que se precipitó el 31 de mayo en pleno vuelo Río de Janeiro-París, y se encontraron 50 cadáveres de las 228 personas que iban a bordo.

Pero los investigadores franceses advirtieron que aún se desconoce lo que ocurrió con el Airbus 330.

"Por ahora, no podemos decir y nadie puede decir lo que pasó", dijo el director de la oficina francesa a cargo de la investigación, Paul-Louis Arslanian, en conferencia de prensa.

"Demasiado pronto"

Arslanian comentó que las pesquisas se acercaron "un poco" al objetivo de entender lo sucedido, pero evitó adelantar cuáles serán las conclusiones, que dijo desconocer.

"Es demasiado pronto para imaginar escenarios en una u otra dirección", comentó.

El funcionario expresó su descontento por la falta de información que tiene Francia sobre los resultados de las autopsias practicadas en Brasil a los cadáveres hallados.

También dijo ignorar cuántos cuerpos más podrán encontrarse y desestimó la posibilidad de que puedan recuperarse todos los restos de la aeronave.

"Todos están haciendo lo que pueden, pero las condiciones no son fáciles", advirtió.

Contrarreloj

Image caption Investigadores, sin mucho que decir.

La búsqueda se ha concentrado en un área de 19.000 kilómetros cuadrados del Océano Atlántico, fuera de la costa noreste de Brasil, con profundidades que varían entre 1.000 y 4.600 metros.

La prioridad es encontrar las dos cajas negras del avión que pudieron registrar información sobre lo ocurrido.

Francia aseguró que las cajas negras emitirán señales hasta 30 días después de la caída del avión, es decir, durante cerca de dos semanas más.

A la búsqueda contrarreloj han sido destinados un submarino nuclear francés y sofisticados aparatos estadounidenses de escucha, pero hasta ahora no han tenido éxito.

Sensores bajo lupa

El eventual hallazgo de las cajas negras podría ayudar a determinar si hubo fallas en los sensores de velocidad del avión, como algunos piensan.

Airbus, Air France y las autoridades francesas han dicho que hasta ahora faltan pruebas para sustentar esa hipótesis y pidieron evitar las especulaciones sobre el accidente.

Pero según algunos expertos, la hipótesis de que los monitores del avión hayan fallado se vio reforzada por indicios de que la aeronave se partió en pleno en vuelo, sin una explosión aparente.

Air France anunció hace algunos días la renovación de sus sensores de velocidad de los Airbus 330 y 340, ante un reclamo de pilotos.

"Intereses comerciales"

François Hamant, vicepresidente del sindicato Alter de pilotos de Air France que realizó el reclamo, aseguró que recientemente se han reportado seis errores del mismo tipo en esas aeronaves, que él mismo comanda.

"Hay un sentimiento muy profundo, compartido por la comunidad de pilotos, de que la congelación de los sensores de velocidad puede ser una buena explicación del accidente", dijo Hamant a BBC Mundo.

El experto evitó realizar comentarios sobre la investigación que llevan a cabo las autoridades francesas, pero dijo que "tiene sentido" pensar que la falta de conclusiones puede deberse a presiones externas.

Esta semana se realiza el Salón Aeronáutico de Le Bourget, en las afueras de París, donde Airbus y su competidor Boeing procuran asegurar órdenes de compra de aviones y nuevos contratos en medio de la crisis económica.

"Quizás haya grandes intereses comerciales que preservar", dijo Hamant.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.