Irán y la batalla de los medios

Las noticias en una televisión en Teherán
Image caption Las autoridades iraníes prohibieron a los medios extranjeros cubrir manifestaciones "no autorizadas".

En las pantallas de televisión iraníes se han transmitido en los últimos días informes que retratan a los medios extranjeros como agentes de división entre los iraníes y de inspiradores de la violencia.

Según la televisión estatal iraní los medios extranjeros falsean los hechos y fraguan una guerra mediática en el país.

En un video transmitido el 21 de junio, el canal IRINN, siglas en inglés de la República Islámica de la Red de Noticias de Irán, muestra escenas del servicio persa de la BBC y lo acusa de impulsar intereses colonialistas.

"La Guerra Suave es un método neocolonialista para intervenir en los asuntos internos de otros países (...) Con el fin de lograr sus metas colonialistas, el Reino Unido intenta cambiar las situaciones de otros países a través del canal de la BBC al transmitir informes falsos y análisis contradictorios".

El video afirma que el gobierno británico inauguró el canal persa de la BBC para socavar la unidad entre los iraníes.

"Después de la participación de la gente en las elecciones, el agente (BBC persa) y el Viejo Colonialista (Reino Unido) no se quedaron quietos y, al exagerar los incidentes recientes, trataron de dirigir y propagar las protestas".

"Ciberguerra" y violencia

La presión sobre los medios extranjeros ha aumentado gradualmente desde que las protestas empezaron, un día después de las elecciones. Los periodistas pudieron cubrir sin problemas esas marchas. Sin embargo, luego se han introducido restricciones que han obligado a los medios internacionales a recurrir a los videos que los iraníes hacen con sus teléfonos móviles.

Esa ha sido la otra historia mediática de esta crisis política en Irán: el uso que los ciudadanos están haciendo de herramientas y medios electrónicos como twitter, facebook, YouTube, etc.

Pero la presión sigue aumentando. En su rueda de prensa semanal, transmitida en vivo por Press TV, canal iraní en inglés, el vocero de la cancillería iraní, Hasan Qashqvi, acusó a los medios occidentales de fraguar una ciberguerra contra Irán y de tratar de "desintegrar al país".

El vocero acusó a CNN de entrenar a "hackers" para que interfieran en los sitios de internet del gobierno iraní.

IRINN señaló el lunes ante sus televidentes que la BBC porta la bandera de la guerra mediática "que los medios occidentales incitan contra las elecciones en Irán".

Este martes la televisión iraní presentó entrevistas con supuestos manifestantes arrestados que "confesaron" que tenían granadas para atacar edificios públicos y que actuaban influenciados por la BBC y por el canal estadounidense Voice of America.

"Todo se debe a una atmósfera creada por la BBC en Irán. Yo estuve influenciada por este canal", dijo una mujer ante las cámaras con el rostro borrado.

Detenciones

La Federación Internacional de Periodistas, con sede en Bruselas, llamó a las autoridades iraníes a garantizar la seguridad y la libertad de todos los periodistas que están cubriendo los sucesos en Irán.

El corresponsal de Newsweek, Maziar Bahari, fue arrestado el domingo, mientras que al corresponsal de la BBC en Teherán, Jon Leyne, se le pidió que abandonara el país.

Varios informes señalan que hasta 10 periodistas iraníes han sido arrestados y muchos otros se encuentran escondidos.

La libertad de movimiento de periodistas en Irán se refleja también en el rechazo a extender visas temporales a profesionales de la comunicación extranjeros.

Los periodistas que aún permanecen dentro del país tienen restricciones para moverse y no pueden cubrir las manifestaciones. Sin embargo, no existe control sobre lo que transmiten o escriben.

El veterano periodista Robert Fisk, quien vive en la región y durante décadas ha escrito sobre el Medio Oriente para periódicos como el británico The Independent, ha dicho que no ha sufrido ningún tipo de restricciones en su trabajo en Irán.

Informes ciudadanos

En los días posteriores a la elección del 12 de junio, la señal del canal persa de la BBC, que tiene prohibido trabajar dentro de Irán, fue bloqueada, lo que obligó a hacer uso de dos nuevos satélites.

Image caption Pese a prohibiciones, el canal persa de la BBC se fortaleció con informes de ciudadanos iraníes.

Las escenas de agencias casi se agotaron, lo que llevó a usar material enviado por los usuarios del servicio.

"Los videos generados por los usuarios, de pronto se convirtieron la principal manera de reportear", dijo Sina Moutalebi, quien trabaja para el canal persa.

El torrente de contribuciones, tratadas con los filtros adecuados de supervisión, fortaleció la cobertura del canal.

El estimado de audiencia aún no se publica, pero el canal -cuya meta es llegar a 8 millones de televidentes en 2011- piensa que tiene ya millones de usuarios.

El director del canal, Rob Beynon, afirma que ha cubierto los sucesos con imparcialidad.

"Hemos tenido mucho cuidado de no caer en la trampa de convertirnos en televisión opositora. En ningún momento hemosn dicho que 'estas elecciones estuvieron amañadas'. Hemos sido bastante medidos, tanto que recibimos críticas de ambas partes".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.