Kirguistán triplica el alquiler a EE.UU.

Soldados estadounidenses en la base de Manas
Image caption Los soldados estadounidenses podrán quedarse, pero pagando más.

Kirguistán ha llegado a un acuerdo con Estados Unidos, y le permitirá seguir usando una base militar en su territorio que es clave para el respaldo de las tropas estadounidenses en Afganistán.

A cambio del permiso, EE.UU. está dispuesto a pagar el triple de alquiler por la instalación.

El ministro de Exteriores kirguiso, Kadyrbek Sarbayev, dijo que la renta de la base de Manas aumentará de unos US$20 millones a US$60 millones.

Las autoridades locales, que habían ordenado la retirada de las tropas estadounidenses de la base, han accedido a que permanezcan en ella, pero sólo si se utiliza para el tránsito de provisiones no bélicas.

La base de Manas -que queda a unos 30 kilómetros de la capital, Bishkek- ha sido utilizada en el pasado para redirigir tropas hacia Afganistán y cargar de combustible a los aviones militares.

Nuevas infraestructuras

El corresponsal de la BBC en Asia Central, Rayhan Demytrie, explica que en el futuro la función de la base podría ser redefindo por las autoridades kirguisas como base de tránsito de carga, para dejar de ser un apostadero militar.

Lo que es seguro es que seguirá siendo un lugar clave para las misiones de EE.UU. y la Organización de países firmantes del Tratado del Atlánticio Norte (OTAN) en Afganistán, señala Demytrie.

Según el corresponsal, EE.UU. incluso se ha mostrado dispuesto a invertir en nuevas infraestructuras en la zona por un monto de US$67 millones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.