Israel aprueba expansión de asentamiento

Asentamiento de Adam, norte de Jerusalén.
Image caption El "plan maestro" del gobierno israelí es de construir unas 1.400 casas nuevas.

El gobierno de Israel aprobó la construcción de 50 nuevas casas en un asentamiento en Cisjordania.

Autoridades israelíes informaron que los hogares de Adam, al norte de Jerusalén, servirán de asilo a colonos desalojados de la colonia no autorizada de Migron. Agregaron además que éste es solo el inicio de un plan de expansión.

La medida desafía la petición de Estados Unidos a Israel de detener toda actividad relacionada con asentamientos en Cisjordania, y se produce horas antes de que el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, viaje a Washington para reunirse con el mandatario estadounidense Barack Obama y su enviado especial a Medio Oriente, George Mitchell.

Corresponsales en la región informaron que la renuencia del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, a cumplir con la solicitud estadounidense podría acarrear roces con el país que hasta ahora ha sido su mayor aliado.

La corresponsal de la BBC en Jerusalén, Katya Adler, dijo que varios grupos de derechos humanos ya han criticado la medida.

"Acuerdos internacionales exigen que se congele toda construcción en los territorios ocupados. Mientras que la administración de Obama insiste que Israel debe hacer honor a ese compromiso", agregó Adler.

"Crecimiento natural"

Israel argumenta que a los asentamientos se les debe permitir un "crecimiento natural", a pesar de que cifras recientes demuestran que la mayoría de las casas recién construidas son adquiridas por nuevos colonos procedentes de otras zonas de Israel o del extranjero.

Por su parte, la Autoridad Palestina considera que los asentamientos -ilegales bajo las leyes internacionales- son uno de los más grandes obstáculos para alcanzar la paz en la región.

La posición palestina es de mantenerse fuera de cualquier negociación hasta tanto no se congelen las construcciones de nuevas casas de colonos.

La intención de Israel es de retirar de Migron a unas 200 personas cuyas casas no fueron autorizadas por el gobierno israelí y que fueron construidas en tierras privadas de palestinos.

Éstas serían reubicadas en Adam. Una decisión que se dio a conocer con la declaración jurada que el Ministerio de Defensa envió a la Corte Suprema de Israel en respuesta a un caso interpuesto por el grupo anti asentamientos israelíes Paz Ahora.

El documento hace referencia a un plan maestro para construir 1.450 residencias nuevas en el norte de Jerusalén, pero sólo 50 han sido aprobadas. Cada caso será estudiado por separado por el ministerio.

Mensaje equivocado

Image caption Grupos pro derechos humanos criticaron la decisión de Israel de construir nuevos asentamientos.

Un portavoz de Paz Ahora dijo que movilizar a colonos de un campo no autorizado a un asentamiento establecido por el gobierno de 3.500 casas enviaba el mensaje equivocado.

"(Colonos) que construyeron en lugares ilegales y amenazaron con usar la violencia si eran desalojados, se han beneficiados porque el argumento será que su colonia original ha crecido 30 veces", dijo Yariv Oppenheimer.

Por su parte el abogado Michael Sfard, representante legal de propietarios de tierras palestinas, le dijo a la BBC que era "un escándalo ver que así es como el gobierno (israelí) maneja los puestos: otorgando a colonos fuera de la ley nuevas casas".

Sfard también describió el anuncio de Israel como un "acto de pánico", antes de la sentencia final sobre el juicio de Migron el próximo lunes.

Las autoridades israelíes han retirado en repetidas ocasiones inmuebles de Migron, pero los colonos siempre han regresado para reconstruirlas.

Unos 500.000 israelíes viven en Cisjordania y el Este de Jerusalén, territorios ocupados por Israel durante la guerra de 1967.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.