¿Quién ganó?

Acto militar frente al Ministerio iraquí de Defensa
Image caption Es un momento simbólico para iraquíes y estadounidenses.

La batalla por restaurar la economía de Irak entra en una nueva fase, entre el optimismo y la inquietud, cuando comienza la retirada del ejército de EE.UU. de los centros urbanos del país, seis años después del inicio de la invasión que derrocó a Saddam Hussein.

El fin de la primera etapa de la retirada de los efectivos (la última se completará en 2012) genera expectativas y frases de optimismo entre funcionarios iraquíes quienes aseguran que la nación árabe avanza hacia la estabilidad.

Otros, no tan optimistas, señalan que el país está muy lejos de conseguir esa estabilidad y que, en lugar de la sociedad iraquí en su conjunto, los ganadores del proceso político iniciado en 2003 son las transnacionales, la industria armamentista e, incluso, Irán.

Opine: ¿Está Irak en camino a la estabilidad?

"Muy pronto"

Bagdad declaró este 30 de junio como día festivo.

Voces oficiales aseguran que las facciones políticas y los grupos religiosos pueden movilizarse de manera efectiva para utilizar los vastos recursos naturales en favor del país y reconstruir la infraestructura.

Un reciente informe del Banco Mundial (BM) dice que las autoridades han logrado progresos en cuanto a la estabilización económica y que el comportamiento macroeconómico ha mejorado.

Según el BM, el gobierno ha reducido la inflación y disminuido el gasto, pese a que el desempleo sigue alto y los mejoramientos en el acceso a la salud y la educación no se ha traducido aún en un mejoramiento significativo en la calidad de vida de los iraquíes.

No obstante, las autoridades insisten en que la sociedad se encuentra en la senda de la reconstrucción sin dejar de reconocer que se trata de un largo camino no exento de dificultades.

Para Robert Matthews, analista de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE), la sociedad iraquí está muy lejos de encontrarse en una condición estable y es aún muy pronto para saber quiénes han sido los ganadores y quiénes los perdedores del proceso político que siguió a la invasión de hace seis años.

"Estados Unidos no logró lo que quería. Al comienzo lo que quería era una democracia pura que serviría de plataforma para difundir la democracia" en el Medio Oriente, lo cual "seguramente no se ha logrado".

Irán

En todo caso, un ganador podría ser Irán "porque mientras Estados Unidos no ha logrado lo que esperaba en 2003, Irán ha logrado lo que ni siquiera imaginaba en cuando a tener más peso en la región".

En contraste, para el analista Marcos Roitman, Washington es claramente el gran ganador de ese proceso.

"En el fondo es Estados Unidos quien está llevando todo el proceso de reconstrucción con sus empresas trasnacionales, con sus mecanismos económicos" junto a sus aliados occidentales, "lo cual presupone que aunque se retiren los ejércitos hay una ganancia desde el punto de vista de mantenimiento de las tecnologías, de los equipos; en definitiva hay una sofisticación a la hora de entender cuál va a ser la presencia de EE.UU."

Y esta presencia, según Roitman, apunta a reforzar los intereses de "los inversores estadounidenses".

El petróleo

Se cree que Irak tiene una de las mayores reservas de crudo del mundo, con 115.000 millones de barriles de reservas comprobadas, por lo que el tema del petróleo es clave en el tema de la reconstrucción, y el papel que jueguen las empresas en la explotación de ese recurso podría convertirlas en ganadoras netas.

"Nuestro objetivo es llevar la producción de petróleo de 2,4 millones de barriles por día a más de 4 millones de barriles", aseguró el ministro de Petróleo Husein Chahristani.

Pero los planes de elevar la producción "probablemente sean demasiado optimistas", según manifestó la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que además previó un descenso en la capacidad de bombeo en los próximos dos años

El profesor Gustavo Morales, de la Universidad CEU San Pablo, afirma que "en estos momentos EE.UU. no tiene intereses concretos más que asegurar el petróleo.

Pero "hay que recordar que el petróleo iraquí no es exportado a EE.UU. y en muchos casos ni siquiera a muchos países de Europa Occidental" aliados de Washington "sino que fundamentalmente va a Japón".

Entonces, en opinión de Morales, ¿quiénes son los ganadores a seis años de la invasión liderada por Washington?

Negocio privado

"Seis años después los ganadores son las empresas que surgieron como hongos, a partir del siglo XXI, de soldados profesionales; es decir de los nuevos mercenarios.

"Son la empresa Blackwater, la empresa Triple Canopy; las empresas que han hecho de la guerra un negocio privado, que han liberado al ejército de muchas de sus funciones y son en estos momentos esenciales para la seguridad de las empresas extranjeras que operan en Irak así como para los propios altos cargos del Estado iraquí.

No obstante, Morales reconoce que "la sociedad iraquí está reconstruyéndose; está generando una clase media que ya preexistía y que está recuperando un poco su protagonismo económico y que tiene mucho más protagonismo político".

La sociedad iraquí "puede que esté llegando a los niveles de bienestar que tenía durante el Irak de Saddan Hussein. Me refiero al bienestar económico. Evidentemente, el bienestar político es muy superior. Pero cuando los servicios de electricidad o agua corriente no son adecuados, "es un poco superfluo decir que puedes votar libremente en las elecciones".

Morales concluye que "la tarea de reconstrucción va a ser larga; va a ser costosa y se va a exigir que la labor de reconstruir una industria basada principalmente en el petróleo y con muy poco diversificación, venga bien financiada desde el exterior".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.